La comisión que estudia el accidente de Barajas dice que los sistemas de aviso no funcionaron

  • En el informe preliminar de la investigación, los expertos indican que los 'flaps' y 'slats' estaban replegados

El informe preliminar publicado por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) constata que los 'flaps' y 'slats' de las alas de la aeronave de Spanair siniestrada el pasado 20 de agosto en Madrid-Barajas no estaban configurados para el despegue y los pilotos no tuvieron constancia de ello porque los sistemas sonoros de aviso (TOWS) no funcionaron.

Concretamente, el informe dice que "los valores registrados de deflexión de los 'flaps' fueron 0 grados" -lo que significa que no estaban extendidos- y que los componentes que influyen sobre las aletas encontrados presentaban evidencias "que se corresponderían con una condición de 'slats' replegados".

Por otro lado, el documento apunta a que según las conversaciones del registrador de voces en cabina (CVR), se registraron "algunas expresiones" que definen las comprobaciones necesarias tanto antes del arranque de los motores, como de la lista del procedimiento de arranque, de la lista de comprobación para después del arranque, de la lista del rodaje y de la última comprobación antes del despegue.

Por lo tanto, la tripulación hizo todas las comprobaciones necesarias, según consta en el documento, que además especifica que "durante todo el recorrido de despegue y hasta el final de la grabación del CVR no se registró ningún sonido relacionado con el sistema de advertencia de configuración inadecuada para el despegue (TOWS)".

Con respecto a la posición de la reversa, uno de los mecanismos que se barajó en un principio como posible causa del siniestro, el informe concluye que en este sistema no existió ningún comportamiento "anómalo".

En cuanto a los dos motores, el informe indica que según todas las evidencias "se comportaron correctamente durante toda la secuencia del accidente"

La Ciaiac agrega que seguirá investigando para "obtener evidencias adicionales" para conocer la configuración del avión en el momento del accidente y del funcionamiento de los sistemas de aviso en la cabina. "Será necesario emprender exámenes y revisiones exhaustivas de los elementos recuperados del avión que tengan que ver con ese objetivo".

El informe preliminar, que como ya se adelantó no incluye ni conclusiones ni recomendaciones frente al borrador que trascendió a los medios hace varias semanas, concluye informando de que la investigación sigue abierta.

A este respecto precisa que "se continúan analizando y refinando los datos grabados en los registradores de vuelo", para lo cual "sigue recopilando información de registros grabados en los meses previos del accidente", señala la Comisión, que precisa que "se están investigando también todos los aspectos operacionales".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios