Las custodias compartidas aumentan tras la reforma de la ley del divorcio

  • Ya representan un 10% de las separaciones y divorcios tramitados de mutuo acuerdo en 2007 · La reforma de julio de 2005 estableció el derecho de los cónyuges a compartir la custodia de los hijos

La última reforma de la ley del divorcio ha introducido un paulatino cambio en la concesión de las custodias compartidas, que han ido creciendo y ya representan en torno a un 10% de las separaciones y divorcios tramitados de mutuo acuerdo en 2007.

El último año es el primero en el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha cuantificado las custodias compartidas dictadas por los jueces en las rupturas de parejas con hijos menores: 709 en el caso de las separaciones (un 11% del total) y 6.249 en el de divorcio (9,6%). El año pasado, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se registraron en España 130.840 divorcios -más de 50.000 sin muto acuerdo-, mientras que las separaciones sumaron 10.210.

En el 90% de las sentencias de divorcio, el juez otorga la guarda y custodia de los hijos a la madre, según han comentado desde la Asociación de Padres de Familia Separados, "de ahí que los padres sigamos siendo los más afectados por una situación en la que las víctimas principales son los hijos".

Tres años después de la última reforma de la ley del divorcio -ha indicado la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Altamira Gonzalo- no se ha producido un cambio "sustancial" en torno a la custodia de los hijos, pero sí hay una paulatina transformación: algún padre lo está pidiendo y las parejas empiezan a pactarlo.

La reforma legislativa de julio de 2005 estableció, tras una polémica tramitación, lo que ya venían otorgando excepcionalmente los jueces: el derecho de los cónyuges a compartir la guarda y custodia de los hijos, en una situación de mutuo acuerdo, y que pudiera concederse a instancia de uno de los progenitores. En ambos casos se exige un informe favorable del fiscal y del equipo psicosocial del juzgado.

A juicio de Gonzalo, no parece que los padres se estén implicando del mismo modo que las madres en la crianza de los hijos, algo que achaca a factores culturales y a la realidad del mercado laboral español para la mujer. Como botón de muestra resalta que del conjunto de excedencias pedidas en 2007 para el cuidado de hijos 37.950 correspondieron a mujeres y 2.327 a hombres. La tónica es similar durante este año: de las 20.865 excedencias solicitadas hasta el mes de junio 19.300 eran de mujeres. Según Elena Zarraluqui, del bufete de abogados especializado en derecho de familia Zarraluqui, en la práctica se dan pocas custodias de este tipo cuando uno de los padres se opone, una decisión que cuenta -por lo menos en Madrid- con el apoyo de los fiscales. En cualquier caso -ha señalado la abogada- "es muy complicado y hay que tener muchas ganas para que funcione".

"Cuando los padres se separan no se separan los hijos", ha recalcado la letrada, quien se muestra partidaria de las custodias compartidas por periodos trimestrales al coincidir con los periodos escolares de vacaciones. Pese a que la tendencia sigue siendo dársela a la madre, "sí que es cierto que hay un aumento de custodias paternas, que no es como antes, que la madre tenía que estar absolutamente destrozada para que no se la dieran".

Hay distintas teorías sobre el modo de compartir la custodia: la de "compartir el nido", según la cual los niños deben permanecer en el domicilio familiar, son los padres los que tienen que entrar y salir, pero significa tener dos casas. Zarraluqui ha apuntado además un tema "sangrante": la mayoría de las veces las mujeres con la custodia compartida pierden "muchos derechos económicos porque ya no tienen una pensión de alimentos" y el uso del domicilio familiar ya no es tan directo.

Por su parte, el juez de familia, José Luis González, ha indicado que "cada vez son más frecuentes los cambios en la guarda y custodia de los hijos" por denuncias de padres o madres que ven cómo se incumple el régimen de visitas u otras condiciones del divorcio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios