La emancipación de los jóvenes crece un 11% pero aún dependen de la ayuda familiar

  • La precariedad laboral les obliga a ser semidependientes de sus padres, según un informe

La emancipación de los jóvenes españoles ha crecido un 11% pero siguen dependiendo económicamente de sus familias, ésta es la conclusión principal que se extrae del último informe elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado ayer, con el título La emancipación precaria. Transiciones juveniles a la vida adulta en España a comienzos del siglo XXI.

El informe, que analiza el comportamiento de los jóvenes en los últimos años, destaca que desde 1996, el número de emancipaciones de personas entre 16 y 29 años se ha duplicado. Sin embargo, la falta de ingresos suficientes para poder afrontar los gastos que conlleva vivir solo, les obliga a mantener una situación intermedia de semidependencia de sus familias.

Tal y como demuestran los datos del último estudio del CIS, más de la mitad de los jóvenes de entre 21 y 29 años siguen estando mantenidos por sus familias o residen en el hogar parental, a pesar de recibir sus propios ingresos, y cerca de un 5% de ellos son dependientes económica y familiarmente.

Los resultados del estudio provienen de los sondeos realizados a miles de jóvenes de edades variadas, durante los últimos diez años, así como de datos extraidos de las diferentes ediciones de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Las sociólogos del CIS señalan la falta de ayudas académicas, la precariedad del mercado laboral o la excesiva protección parental como causas que explican la emancipación tardía de los jóvenes españoles en comparación con otros países de la Unión Europea (UE).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios