Un brote de sarna afecta a 22 empleados del hospital Sant Joan de Reus

  • No hay pacientes entre los contagiados, la mayoría celadores y enfermeros del servicio de Urgencias

Un brote de sarna ha afectado a 22 empleados del hospital Sant Joan de Reus (Tarragona), controlados por la unidad de vigilancia de las propias instalaciones, según la dirección del centro sanitario. La mayoría de los damnificados por el brote son enfermeros y celadores del servicio de Urgencias del centro médico, sin que consten al cierre de esta edición pacientes contagiados. Los profesionales afectados fueron atendidos en el servicio de vigilancia de la salud del centro y tratados de forma inmediata.

El director del hospital tarraconense, Óscar Ros, explicó ayer que una vez aplicado el tratamiento tópico sobre la piel, dejaron de ser transmisores del parásito y se pudieron reincorporar a sus puestos de trabajo. La Agencia de Salud Pública de Cataluña activó los protocolos de vigilancia y de investigación para determinar el origen del brote.

En paralelo, el centro intensificó las medidas de higiene, con más limpieza del mobiliario y la obligación de cambio a diario la indumentaria de los profesionales para evitar futuros nuevos contagios. Dado que el periodo de incubación medio es de unas cuatro semanas, no se descarta la detección de más casos en los próximos días.

"Estos brotes no suelen afectar a más de cuatro o cinco personas y, en este caso, ha tenido una magnitud fuera de lo que es habitual", admitió el director del centro hospitalario.

La comisión de salud y seguridad laboral se reunió en la tarde de ayer para evaluar la situación, que está controlada al estar los casos bajo vigilancia.

A partir de dos casos relacionados en el tiempo y el espacio, la sarna se considera un brote y es obligatorio declararlo a la Agencia de Salud Pública, trámite que ya se hizo ayer mismo. La sarna la causa el parásito del ácaro, se caracteriza por erupciones que causan irritaciones y mucha picazón y se contagia por contacto directo de piel a piel. A pesar de ser muy molesta, no requiere causar baja laboral y, de hecho, el personal sanitario afectado sigue en sus puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios