La genética aclarará si hubo cruce entre los sapiens y los neandertales

  • Un equipo científico internacional presenta el borrador del genoma de la especie

Un grupo de científicos internacionales ha logrado elaborar un primer borrador del genoma del hombre de Neandertal, nuestro familiar más cercano, que permitirá en el futuro concretar las similitudes y divergencias con el Homo Sapiens. "De momento, estas secuencias se podrán comparar con los genomas de los humanos modernos y chimpancés, ya secuenciados", afirmó el director del proyecto y del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, Svante Pääbo, al presentar ayer los resultados.

El equipo de científicos dirigido por Pääbo ha logrado por ahora leer en torno al 63% de los datos genéticos del pariente prehistórico más cercano a los humanos modernos. Durante más de cien años, investigadores de diversas disciplinas se han esforzado por determinar relaciones entre los Neandertal y los humanos modernos. El paleogenetista sueco y sus colegas alemanes han logrado secuenciar más de 3.000 millones de bases de ADN, tomando como material de partida muestras óseas de seis especímenes.

Los científicos esperan que la secuencia de este genoma ayude a clarificar las relaciones evolutivas entre el hombre de Neandertal y el Homo Sapiens e identificar los cambios genéticos que hicieron posible que los humanos modernos salieran de África para distribuirse por todo el mundo hace cerca de 100.000 años.

Uno de los enigmas más interesantes que podría resolverse una vez descifrado al completo el mapa genético neandertal, es si hubo algún momento de cruce con los sapiens, lo que los científicos descartan por ahora. "Uno de los objetivos del proyecto es encontrar diferencias con nuestros ancestros, elaborando un catálogo de variaciones que sirva como herramienta para los futuros biólogos". Otra de las cuestiones que podrían resolverse, una vez se logre descifrar el genoma completo, es el enigma de la desaparición del hombre de Neandertal, hace 30.000 años.

Algunas de las cuestiones a las que se piensa dar especial atención son genes importantes para la evolución humana como el FOXP2, involucrado en el lenguaje, y el locus Tau, relacionado con el envejecimiento cerebral, o el gen que determina si existe o no tolerancia a la lactosa. Se sabe que "el neandertal no podía tomar leche", como ocurre en la actualidad con algunas razas o etnias, explicó Pääbo. Con respecto al lenguaje, el director del proyecto aseguró que "no hay razón para pensar que el hombre de Neandertal no articulara palabras, si bien no se puede demostrar aún lo contrario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios