Una hora más de sueño

  • Los relojes se atrasan una hora en la madrugada del domingo, un cambio que supone un ahorro energético del 5%.

Comentarios 20

El tradicional cambio de horario otoñal se producirá este fin de semana. Por segunda vez este año, la primera fue en marzo, nos harán cambiar las manecillas de los relojes a los más de 45 millones de españoles. A las 03:00 del domingo habrá que retrasar una hora, hasta las 02:00. Tendremos así que ajustar todos nuestros medidores del tiempo (relojes de pulsera, bolsillo, pared, despertadores, el del coche...) a la que nos marcan como hora oficial. Con una media de tres relojes por persona, nos vamos a casi 150 millones de cambios a realizar. Este cambio es molesto para algunos, ineficaz para otros, pero obligatorio para todos los miembros de la UE. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), lo positivo del cambio horario es que este supondrá un ahorro energético para los hogares del 5%.  

Tanto en París como en Roma o Madrid se adopta esta medida, obligatoria en la UE y que comenzó a generalizarse a partir de 1974, cuando por la primera gran crisis del petróleo algunos gobiernos decidieron adelantar una hora los relojes durante los meses de más luz (entre marzo y finales de septiembre) para reducir el consumo de electricidad.

El Gobierno español decidió en marzo de 2002 incorporarla mediante un real decreto a nuestro ordenamiento jurídico, y así el último domingo de marzo los relojes se adelantan una hora y se retrasan el último de octubre, como en todo el territorio comunitario. Y así, la normativa se ha convertido casi en una tradición anual. 

El carácter indefinido de la aplicación del cambio de hora se ha adoptado por entenderse que el buen funcionamiento de algunos sectores, no sólo el de los transportes y las comunicaciones, sino también otros ramos de la industria, requiere una programación estable a largo plazo.

Muchos son los detractores de una medida cuyos resultados económicos ni la propia UE conoce con exactitud, ya que sus repercusiones, especialmente en verano, son muy distintas en función de la situación geográfica de los países y también diferentes en cada sector de actividad. De ahí la dificultad  de alcanzar conclusiones universales. La Comisión Europea reconocía en 2000 que el ahorro energético era "relativamente modesto", entre un 0 y un 0,5%.  

Pero según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) español, el ahorro doméstico en iluminación desde finales de marzo hasta el próximo fin de semana puede representar un 5%. "Si el consumo medio de una familia española es de 3.200 kilovatios hora, el ahorro sería de más de 6 euros por hogar y más de 60 millones para el conjunto". A ello habría que sumar, procedente del comercio y los servicios, según el IDAE, un ahorro del 3% (más de 6 millones de euros) en concepto de reducción de consumo de aire acondicionado.

Pero no todo es positivo. Los expertos sanitarios aseguran que el aumento de horas sin luz por el cambio de horario ahora en otoño suele ser algo perjudicial en personas propensas a jaquecas y migrañas, o con tendencia a la depresión, pues la falta de luz diurna puede influir más en el desánimo y la inhibición.   

El cambio de hora se soporta mejor en otoño que en verano, pero en ambos casos afecta al reloj biológico de las personas y provoca trastornos en el sueño, especialmente en niños y ancianos. El cambio de otoño afecta mucho a los bebés, pero menos que a los adultos. Para los más pequeños es peor el de verano, pues les supone levantarse antes. Los expertos aseguran que en ambos casos, las consecuencias no son graves, los problemas duran poco y nuestro organismo acaba acostumbrándose en días.

Pero hasta que el organismo se acostumbra el riesgo de accidentes aumenta. Así, según datos del Real Automóvil Club de España (RACE), la proporción de fallecidos en accidentes de trafico por la noche se incrementa del 35 al 55% con la entrada del horario de invierno. Así, aunque hay más accidentes de día, los de mayor gravedad y por tanto con un mayor número de fallecidos se registran por la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios