Un incendio intencionado deja muy dañada la cripta de la Sagrada Familia

  • El pirómano, un indigente de 65 años con problemas mentales, ha sido detenido. Cuatro trabajadores fueron intoxicados leves por el humo.

Comentarios 33

Un incendio supuestamente provocado por un perturbado ha quemado la sacristía de la cripta de la Sagrada Familia sin afectar ni la estructura ni las creaciones originales del templo de Gaudí, aunque ha obligado a desalojar a los 1.500 turistas que la visitaban.

El fuego, que se declaró a las once menos cuarto de la mañana y fue controlado rápidamente, se localizó en la sacristía de la cripta, que, junto a la fachada de la Natividad, es Patrimonio de la Humanidad y que ha quedado ennegrecida por el humo, aunque no ha habido mayores desperfectos.

Sólo cuatro trabajadores del templo han tenido que ser atendidos por los equipos de socorro debido a la inhalación de humo, y la Sagrada Familia ha podido reabrir sus puertas a las pocas horas del fuego, tras realizarse todas las verificaciones necesarias.

Los Mossos d'Esquadra han detenido como supuesto autor del incendio a un hombre de 65 años, José María L.S., que, según diversas fuentes oficiales, tiene problemas mentales.

El individuo fue retenido por un pequeño grupo de turistas que, en el momento de los hechos, visitaban la sacristía, donde está enterrado el genial arquitecto catalán, Antoni Gaudí.

El detenido, que tiene dos antecedentes policiales por hurto y es un habitual de los Servicios Sociales, llevaba en sus bolsillos mecheros y varios trapos con los que, al parecer, ha prendido el fuego.

El presidente del Patronato de la Sagrada Familia, Joan Rigol, ha apuntado que el hombre, quien al ser arrestado ha negado con reflexiones inconexas haber provocado el incendio, es una persona con facultades mentales perturbadas.

La cripta de la Sagrada Familia, recientemente reformada, ha quedado ennegrecida por el humo, que también ha entrado en la nave central, lo que ha obligado a desalojar a los 1.500 turistas que visitaban el Templo, uno de los iconos de Barcelona más conocidos mundialmente y que en noviembre pasado fue dedicado como Basílica por el papa Benedicto XVI.

Aunque la entrada al Templo es de pago, el acceso a la cripta, situada bajo la nave central, es libre, dado que se trata de la parroquia del barrio donde se celebran misas a diario.

Rigol ha reconocido que será necesario reforzar las medidas de seguridad en el conjunto del templo para evitar incidentes como el que hoy ha sembrado la alarma entre visitantes y vecinos del templo, obligado a cortar diversas calles de los alrededores y motivado la intervención de varias dotaciones de bomberos y policías.

La sacristía, de unos cuarenta metros cuadrados, ha quedado totalmente calcinada, así como el mobiliario y la indumentaria de los sacerdotes que se guardan en ella.

En un primer momento, se temía que para poder extraer el humo acumulado en la cripta fuera necesario romper algunas de las vidrieras originales de Gaudí, si bien finalmente se ha podido airear la estancia subterránea -que recibe luz exterior a través de los vitrales- mediante enormes ventiladores y el hueco de una ventana.

La Sagrada Familia, el monumento más célebre de la capital catalana, recibe al año más de dos millones de visitas y se preparaba ahora para acoger durante Semana Santa a unos 12.000 turistas diarios.

La Junta del templo ha decidido su reapertura una vez que los bomberos acabaron de extraer el humo y que los técnicos confirmaran que el conjunto no ha sufrido daños estructurales.

Rigol ha anunciado asimismo que se mantendrán los actos convocados en la Sagrada Familia para el próximo sábado, diada de Sant Jordi, y el domingo, en que está prevista la celebración en el templo de un homenaje en recuerdo a las víctimas del terremoto de Japón.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios