Dos lesbianas asturianas denuncian que se les niegue el derecho a ser madres

  • Los Servicios de Salud del Principado les han negado en varias ocasiones la oportunidad de ser inseminadas por su condición sexual.

Comentarios 69

Dos lesbianas asturianas han denunciado que los Servicios de Salud del Principado les han negado sendos tratamientos de reproducción asistida por su condición sexual.

La Consejería de Salud adujo que no tenían derecho a recibir este tratamiento al no tener a "un varón estéril" como pareja, según relataron ambas mujeres a Xente Gay Astur (XEGA), la organización que ha hecho pública ambas denuncias en el último mes.

Los dos casos se han desarrollado de forma similar: las dos mujeres, Andrea Muñiz y Silvia González, solicitaron acceder a un tratamiento de reproducción asistida y, una vez iniciado el proceso, en el caso de la primera mujer, y los trámites del mismo, en el de la segunda, los funcionarios del servicio de salud asturiano los frenaron.

En concreto, en el primer caso el Hospital Universitario Central de Asturias prescribió la medicación necesaria para la inseminación artificial, que en dos ocasiones fue denegada por un inspector del área de Mieres al conocer que la solicitante del tratamiento era lesbiana, según XEGA.

La segunda lesbiana afectada, Silvia García, ha denunciado este martes que la Unidad de Reproducción Asistida del Principado frenó su tratamiento con un argumento idéntico al utilizado en el anterior caso: que no hay infertilidad de varón.

Tras haber recibido el aval del Hospital de San Agustín de Avilés, la Unidad de Reproducción le negó el tratamiento el pasado día 11 con el argumento de que la Consejería había ordenado "no volver a admitir a ninguna lesbiana, ni a mujeres solas".

Silvia García ha asegurado sentirse "humillada, vejada y violada" ya que, en su caso, la Administración le insinuó "sutilmente" que "acudiera a un varón" para ser madre.

La negación del tratamiento en este caso concreto podría implicar que cualquier mujer que desee ser madre, pero que carezca de un diagnóstico de esterilidad, se vea afectada independientemente de su condición sexual y, de lo contrario, se estaría incurriendo en "lesbofobia", ha explicado la representante de XEGA Irene Saavedra.

Esta organización, que agrupa a homosexuales, lesbianas y transexuales, ha considerado además que la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, permite el acceso a estas técnicas de "todas las mujeres con independencia de su estado civil y orientación sexual".

"Nunca antes en el Principado se había denegado el tratamiento a ninguna mujer que acude sola o con pareja de su mismo sexo, argumentando la ausencia de esterilidad de varón o de la propia mujer", ha agregado la organización.

Por su parte, el consejero de Sanidad del Principado, Ramón Quirós, negó públicamente que el servicio público de salud pregunte la orientación sexual, religiosa o política a sus usuarios y que, por lo tanto, no se negaría ninguna prestación a una mujer por ser lesbiana.

Según Quirós los servicios sanitarios están reglados y son iguales para todos, con independencia de la orientación sexual o religiosa que se tenga.

Ambas situaciones se han producido después de que el Principado de Asturias aprobase su Ley de Igualdad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios