El maquinista atribuye a fallos en los frenos la tragedia ferroviaria en Argentina

  • El conductor del tren en el que perdieron la vida 51 personas es imputado y queda en libertad

Un fallo en el sistema de frenos fue la causa del choque el pasado miércoles de un tren contra una de las cabeceras de la estación ferroviaria Once, de Buenos Aires, que causó 51 muertos y 703 heridos, según las declaraciones del maquinista.

Fuentes judiciales citadas ayer por la prensa local indicaron que Marcos Antonio Córdoba, el maquinista del tren de cercanías, declaró ante el juez que investiga el siniestro, Claudio Bonadío, que intentó frenar dos veces y que luego utilizó el freno de emergencia, pero los mecanismos no funcionaron.

Córdoba, de 28 años, fue imputado por el delito de estrago culposo -delito para el que se prevé una pena de seis meses a tres años de prisión- y, tras prestar declaración indagatoria, quedó en libertad por decisión del juez.

Según las misma fuentes, el maquinista declaró que era "habitual" que existieran fallas en los materiales de los trenes y que el sistema de frenos ya presentó problemas el día de la tragedia en una estación antes de llegar a la terminal Once, la de Caballito, donde por esa causa se pasó unos metros del andén.

La declaración del maquinista está en línea con las reiteradas denuncias de trabajadores ferroviarios sobre el estado deficiente del material ferroviario.

El dolor ha dado paso a la indignación por la negligencia política, los errores durante las tareas de rescate y la precariedad del transporte.

"Bronca", "conmoción", "furia" y "dolor" son las palabras que dominan los titulares de las portadas de los principales periódicos de Argentina.

El Gobierno ha resuelto presentarse como querellante en la causa y crecen los rumores sobre una posible intervención a la empresa TBA, concesionaria del servicio ferroviario de cercanías que parte de Once y que recibe millonarios subsidios por parte del Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios