Dos mujeres mueren tiroteadas por sus parejas en Tarragona y Alicante

  • En ambos casos los presuntos agresores se suicidaron tras cometer el crimen

La violencia de género volvió a vestir de luto las provincias de Tarragona y Alicante, donde dos mujeres murieron por disparos efectuados por sus maridos. En ambos casos, las parejas de las víctimas se quitaron la vida posteriormente y no existían denuncias previas por malos tratos. En la localidad tarraconense de Vila-seca, el presunto asesino fue un hombre que, según los vecinos, "no llevaba muy bien" los trámites de separación con su mujer.

Mientras, en San Fulgencio, en Alicante, el hombre que mató presuntamente a su mujer y luego se suicidó era un varón de nacionalidad británica y con una grave enfermedad. Por ello, la alcaldesa de la ciudad no descarta que el hombre planeara el crimen como consecuencia de la depresión que sufre.

En la localidad tarraconense de Vila-seca, el servicio de emergencias recibió un aviso sobre las 23.16. Según fuentes próximas a la investigación, fue el hijo de la pareja quien se encontró con la situación y dio la voz de alarma. De esta manera, se supo que un hombre de 53 años había disparado con un arma de fuego a su mujer y luego se había suicidado. Pero los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvar la vida de la mujer, de 48 años, que había recibido un tiro en la cabeza. El presunto agresor fue localizado, también sin vida, en otra habitación del mismo inmueble. Quien sí tuvo que ser trasladado al hospital fue el hijo de la víctima, que sufría una herida en el brazo y una fuerte crisis de ansiedad.

Los Mossos d'Esquadra ya han abierto una investigación para aclarar este nuevo caso de violencia doméstica.

En Alicante, esta situación se repitió el pasado domingo por la noche. En este caso, un hombre de algo más de 60 años disparó con una escopeta a su mujer, de 58, y después se quitó la vida con la misma arma en la localidad alicantina de San Fulgencio. Los cadáveres de este matrimonio, de nacionalidad británica, fueron hallados sobre las 23.00 del domingo. Según fuentes de la investigación, la pareja tenía una relación aparentemente normal y no había denuncias previas por malos tratos. Tras conocer este crimen, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, explicó que el presunto asesino padecía una grave enfermedad aunque dijo que todavía no se sabe "si esa circunstancia ha podido tener alguna influencia" en el caso.

Éstas dos muertes elevan a 45 el número de mujeres fallecidas a manos de sus parejas en lo que va de año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios