El padre de Eluana afirma que lo que han hecho ha sido "dar voz" a su hija

  • Los médicos continuaban ayer, por segundo día consecutivo, sin suministrar alimento ni hidratación a la mujer que está en estado vegetativo desde 1992

El padre de Eluana, Beppino Englaro, afirmó en declaraciones que reprodujo ayer el diario La Nación de Chile, que "no hemos hecho nada más que darle voz a Eluana" al explicar su decisión de dejar morir a su hija de 38 años.

Englaro que da por primera una entrevista para defender una posición que le ha costado insultos y descalificaciones, cuestiona a la Iglesia católica y a las ideologías que han tratado de imponer en una historia que él ha vivido con más dolor que cualquiera.

Mientras, los médicos continuaban ayer por segundo día consecutivo sin suministrar alimentación e hidratación a Eluana Englaro, en estado vegetativo desde hace 17 años.

El neurólogo Carlo Alberto Defanti, quien ha asistido a Eluana desde que ésta sufrió el accidente de tráfico en 1992, explicó ayer a la agencia de noticias italiana Ansa que "por ahora las condiciones clínica son estables" y confirmó que se "prosigue con la suspensión total de la nutrición artificial".

El Senado, por su parte, examinará hoy el proyecto de ley que ha presentado el Gobierno de Berlusconi -que específicamente prohíbe la suspensión de la hidratación y la alimentación a cualquier tipo de paciente- con el objetivo de detener la muerte de Eluana.

En su casa de Udine, el padre de la joven sigue con rabia y angustia el debate. Sólo él recuerda que unas semanas antes de sufrir el accidente, su hija, asombrada por una historia similar de un amigo que quedó en coma profundo, les dijo qué debían hacer con ella si le pasaba algo parecido: "No a mí, recuérdenlo".

"Le provocaban horror estos casos al punto de decir que ella no lo aceptaría jamás", aseguró Beppino Englaro a quién las opiniones de los conservadores y las últimas declaraciones de Silvio Berlusconi lo habían hecho desistir de dar una entrevista.

Sostuvo que a su hija le horrorizaba este tipo de supervivencia y que dijo más de una vez a sus parientes y amigas "que hubiese preferido morir antes que continuar viviendo en esas condiciones".

Respecto a la Iglesia Católica Romana sostuvo que no debería pretender imponer sus creencias y sus valores que derivan de la fe a toda la comunidad, que esta compuesta por creyentes de diferentes religiones y por no creyentes.

Frente a la posibilidad de que se legisle debido a esta situación, Englaro anticipa que Eluana ha suscitado ciertamente un problema con el que la futura ley sobre el testamento biológico deberá confrontarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios