Más de 3.000 personas despiden en Cassà a las tres víctimas del naufragio en un río de México

  • Cientos de asistentes no pudieron acceder al lugar de los funerales por la masiva afluencia

Más de tres mil personas despidieron ayer en Cassà de la Selva (Girona) a las tres jóvenes fallecidas hace una semana al volcar la barca en la que viajaban por el río mejicano Gallinas.

Cerca de 600 personas tuvieron que seguir la ceremonia en el exterior del pabellón polivalente de la localidad, donde se celebraron los funerales, ya que las 1.500 sillas que se instalaron se quedaron cortas ante la gran afluencia de gente. Otras 600 personas más siguieron la celebración de pie en el interior.

Los féretros de Núria y Neus Terrades e Irene Carbó entraron en el recinto cuando faltaban pocos minutos para las 12, acompañadas en todo momento por la música de la coral Bellresó, de la que forma parte el padre de las hermanas Terrades.

Al final del acto tuvieron palabras de recuerdo para las chicas el director de la escuela de la Salle de Cassà, donde estudiaron las tres jóvenes, sus amigas y una representante de las familias que agradeció todas las muestras de apoyo recibidas.

"Hemos recibido de buen agrado todos los mensajes de apoyo y colaboración aunque no los podemos atender personalmente, valoramos todo lo que compartís con nosotros", indicó.

El momento mas emotivo se produjo cuando los compañeros del grupo excursionista al que pertenecían las tres chicas cantaron En mí tienes un amigo, en recuerdo de las tres fallecidas.

El alcalde de Cassà, Carles Casanova, manifestó al finalizar los funerales que era momento de hacer el duelo y mirar hacia delante. Además destacó la cantidad de gente que fue a estar al lado de la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios