El alto precio de los alimentos lleva a 44 millones personas a la pobreza

  • Entre 10 y 34 millones de seres humanos más podrían sumarse a la lista de individuos bajo el umbral de la miseria y cada minuto hay 68 nuevos malnutridos

Los altos precios de los alimentos han arrastrado ya a 44 millones de personas a la pobreza desde junio de 2010 y, de continuar este ritmo, millones más podrían seguir el mismo destino, advirtió ayer el Banco Mundial, según el cual los niveles rozan ya los de la crisis de 2008. "La mayor amenaza para los pobres en el mundo son los altos precios de los alimentos (...). Estamos en verdad en un punto de inflexión", alertó el presidente del BM, Robert Zoellick, al presentar al presentar ayer en Washington el último Índice de Precios de los Alimentos elaborado por el organismo.

De acuerdo con el BM, el índice, que mide precios globales, está ya un 36% por encima del nivel de precios de hace un año y, advierte, "se encuentra cerca del pico de 2008", durante la última crisis alimentaria mundial que causó graves disturbios en varios países alrededor del globo.

El BM estima que a los 44 millones de personas que ya volvieron a caer por debajo de la línea de pobreza (con menos de 1,25 dólares al día) por la elevación de los precios de los alimentos el último año podrían unirse diez millones más si el índice aumenta otro 10%. Si el incremento fuera del 30% implicaría entretanto el arrastre a la pobreza de 34 millones de seres humanos.

Según el BM, actualmente unos 1.200 millones de personas viven por debajo de la línea de pobreza. Los aumentos más drásticos de precios se registraron en alimentos como el maíz (74% más alto), el trigo (69%), la soja (36%) y el azúcar (21%).

Por el contrario, destaca el informe, el precio del arroz ha permanecido "estable", si bien en muchos países siguen aumentando también alimentos como vegetales, carnes, frutas y aceite de cocinar, lo que podría tener "consecuencias nutricionales potencialmente adversas para los pobres".

"Puede que estemos saliendo de una crisis, la crisis económica y financiera, pero estamos afrontando nuevos riesgos y cambios dolorosos", advirtió Zoellick, según el cual los mayores riesgos son "precios de alimentos altos y volátiles, altos precios de combustibles con repercusiones para los alimentos y la estabilidad alimentaria".

Según Zoellick, para atajar esta nueva crisis acechante hay que actuar, y rápido. En este sentido, el jefe del BM adelantó que el organismo está trabajando en un nuevo "código de conducta" para los países en materia de prohibición de exportaciones, para que cuanto menos "no se apliquen a proveedores humanitarios" como el Programa Mundial de Alimentos.

Además, para el BM resulta importante de cara a evitar nuevas crisis alimentarias el contar con "mejor información" sobre la calidad y cantidad de los recursos alimentarios, así como el envío con tiempo de "pequeñas reservas humanitarias" de alimentos en lugares como el Cuerno de África.

"Los pobres del mundo no pueden esperar", subrayó Zoellick, quien subrayó que cada minuto que pasa el número de personas malnutridas en el mundo aumenta en 68 nuevos individuos. "Eso es más de una persona por segundo", alertó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios