Una profesora mata a tiros a tres compañeros en la Universidad de Alabama

  • Amy Bishop ha sido acusada del triple asesinato y de un cargo de muerte premeditada, lo que le puede acarrear la pena capital

Tres miembros del departamento de Biología de la Universidad de Alabama, en Huntsville, murieron ayer en un tiroteo perpetrado, al parecer, por una profesora. Amy Bishop, docente de biología, ha sido acusada del triple asesinato y de un cargo de muerte premeditada, que le puede acarrear la pena capital. Si bien las investigaciones siguen en marcha, los primeros indicios apuntan a que Bishop, de 42 años, estaba airada por no haber sido promocionada en la facultad de biología, lo que pudo desatar el ataque.

La Fiscalía formuló la madrugada de ayer las acusaciones contra la profesora, que abrió fuego contra sus compañeros durante una reunión del departamento en el campus de Huntsville. A consecuencia del tiroteo murieron tres profesores de biología, y otros tres empleados resultaron heridos de diversa consideración. Dos de ellos estaban, a última hora de ayer, en estado crítico.

El marido de una de las fallecidas explicó que su esposa iba a reunirse con Bishop para hablar de la posibilidad de que pudiera pasar a ser empleada fija, lo que le daría una mayor seguridad laboral. En la reunión, según relataron testigos presenciales, Bishop se enfureció y comenzó a disparar. En ocasiones, Ragland había dicho a su marido que Bishop "no era capaz de afrontar la realidad" y que "no era tan buena como pensaba".

Bishop, una neurobióloga que estudió en la Universidad de Harvard, se incorporó a la Universidad de Alabama como profesora de la facultad de biología en 2003.

La Policía acudió con rapidez al lugar del suceso y pudo detener a la acusada. Cuando salía esposada del edificio, y antes de entrar en el vehículo policial, se le oyó decir "No ocurrió. No hay manera... Están todavía vivos". Bishop se enfrenta a tres cargos de asesinato y uno de asesinato premeditado, que le podría acarrear la pena de muerte. El incidente ocurrió en torno a las cuatro de la tarde, cuando en la universidad todavía había algunos estudiantes, si bien ninguno resultó herido. Ayer, algunos de los universitarios y de los profesores deambulaban por el campus, dándose ánimo unos a otros.

Uno de los estudiantes dijo que la acusada era una persona "comprensiva y preocupada por sus estudiantes. Nunca lo hubiera pensado de ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios