Así quedan los radares

  • Tráfico ha incorporado novedades en el control de velocidad. Los radares son ya todos visibles, aplican el mismo margen de tolerancia y distinguen los tipos de vehículos.

Comentarios 13

Todos los radares, tanto fijos como móviles, aplican desde este jueves el mismo margen de tolerancia en los excesos de velocidad en las carreteras, del siete por ciento, y también los incorporados en los coches de la Guardia Civil son totalmente visibles. La directora general de Tráfico, María Seguí, ha ofrecido una sesión informativa para explicar los detalles de la nueva política de gestión de la velocidad de su departamento, que incluye una serie de medidas y cuyos resultados se evaluarán en un año. El objetivo es reducir la siniestralidad, sobre todo en las carreteras convencionales o secundarias, donde el pasado año murieron 892 personas.

En esa estrategia, que se aplicará en el territorio de la DGT -las vías interurbanas de todo el país salvo Cataluña y País Vasco, que tienen sus propias competencias en Tráfico-, este organismo ha previsto publicar en su página web los 1.200 tramos que cada mes serán objeto de una especial vigilancia en el control de velocidad, y ha adaptado los radares para que diferencien el tipo de vehículo que se sanciona.

¿Todos los radares estarán a la vista del conductor?

Sí. Tráfico dispone de 850 radares, la mitad de ellos móviles. Los fijos, que en su caso podrían utilizarse como móviles, están en su mayoría en las autovías y autopistas y su ubicación suele avisarse antes en los paneles informativos. Los móviles, por su parte, están incorporados en los 250 coches de la Guardia Civil, tanto en los vehículos "uniformados", es decir, los de color corporativo, como en los de colores comerciales, que son los que se conocen como "camuflados".

Tanto unos como otros, que pueden actuar de forma estática o móvil, tendrán que ser visibles. Según la instrucción que se ha dado a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, los coches con el radar incorporado deberán colocarse a la vista del conductor, siempre que la integridad de los agentes no se ponga en peligro. Aunque no es tan habitual, esos radares pueden colocarse sobre trípodes. De hacerlo, también deben estar bien visibles.

De todos modos, aquellos conductores que suelen exceder con creces los límites seguirán siendo objetivo de los coches camuflados de la Guardia Civil. Y ojo, también del sistema Pegasus, los siete radares incorporados a helicópteros.

¿Dónde se colocarán los radares móviles?

Fundamentalmente en las carreteras secundarias competencia de la DGT y en tramos que, tras el análisis efectuado por Tráfico, cuentan con una mayor siniestralidad y gravedad.

¿Avisará Tráfico de su ubicación?

Sí y no. No habrá panel alguno que informe previamente de la existencia de un radar, pero la DGT publicará en su página web (comenzará a hacerlo antes del verano) los 1.200 tramos en los que podría estar colocado uno de los más de 400 radares móviles de los que dispone. La lista se renovará cada mes y podrán descargarla si quieren los operadores de navegadores para incorporarla en este aparato.

¿Cómo serán esos controles móviles?

De corta duración y rotativos. Así que si algún conductor quiere avisar a través de las redes sociales o por teléfono a alguien de dónde se encuentra el radar, es probable que cuando el destinatario del mensaje llegue a ese punto, el control ya se haya trasladado a otro tramo (rotativo).

¿Cómo medirán?

Todos los radares medirán de forma uniforme y aplicarán un margen de tolerancia del 7 por ciento. Hasta ahora, existían diferencias en ese margen. Así, el radar se activará cuando se sobrepasan en 8 kilómetros por hora el límite de velocidad establecido, desde 30 a 90 kilómetros por hora, en tanto que se disparará cuando detecte una velocidad de 109 kilómetros por hora en un límite de 100, y cuando se percate de que se circula a 120 cuando el límite es 110. Mientras, en los tramos limitados a un máximo de 120 km/h, saltará a 131, y también lo hará a 131 si finalmente se aprueba la propuesta de elevar el límite máximo de velocidad a 130 en determinados tramos de autovías y autopistas.

¿Diferenciarán los radares el tipo de vehículo?

Sí. Tráfico los ha adaptado para que a partir del 1 de marzo distingan entre una furgoneta, un camión, un turismo o una motocicleta. De este modo, se aplicará la sanción en función del límite de velocidad establecido para cada tipo de vehículo.

¿Qué pasa si la Guardia Civil para al conductor por exceso de velocidad?

No solo le multará por ello, sino que le someterá a un control de drogas y alcohol y le revisará la documentación para comprobar si el vehículo ha pasado la ITV y si cuenta con el seguro obligatorio. Estos dos últimos datos se comprobarán también en el centro de tratamiento de denuncias, Estrada, en el caso de que el conductor no haya sido parado pero sí sancionado por el radar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios