Cada tres segundos muere un niño por causas que podrían evitarse

  • La crisis económica y las enfermedades se ceban con los menores de cinco años de las zonas más desfavorecidas, según un informe de la ONG Save the Children

El aumento del precio de los alimentos básicos empujará a 100 millones de personas a una situación de pobreza extrema. Los más perjudicados serán los niños, no sólo por su vulnerabilidad ante la desnutrición, sino porque el 80% del sueldo de las familias más pobres se destina a la alimentación. Así lo indica el informe Salvar vidas en Tiempos de Crisis, publicado por Save the Children.

El estudio, que hace especial hincapié en los males que afectan a los menores de las zonas más desfavorecidas, denuncia que cada año 10 millones de niños mueren en el mundo antes de llegar a los cinco años. Las enfermedades "prevenibles" son, en la mayoría de las ocasiones, la principal causa de que cada tres segundos muera un niño por los efectos de la desnutrición en el mundo.

La ONG también hizo entrega de los premios Amigos de los Niños 2008 a la Reina Noor de Jordania, al banquero Muhammad Yunus, a la escritora Nadine Gordimer, al escritor Dominique Lapierre y al matrimonio de médicos formado por Pedro Alonso y Clara Menéndez, por su labor en la defensa de los derechos de los más pequeños de todo el mundo.

"La crisis es una tragedia que vivimos ahora. En la India hay una inflación del 15%, por lo que lo más probable es que tengamos que reducir nuestros proyectos", expuso Lapierre con respecto al programa dedicado a los suburbios de Calcuta en el que trabaja. La actual crisis financiera ha provocado, tal y como indica el informe, aumentos en el precio del maíz en un 80%, y del arroz en un 25%, en sólo dos años.

Con respecto a las enfermedades, la otra gran culpable de la mortalidad infantil, el estudio indica que la neumonía, la malaria, la diarrea, el sarampión y el sida son los principales motivos que causan el 90% de las muertes de los niños de principalmente seis países: India, Nigeria, Congo, Etiopía, Pakistán y China.

María Jesús Mohedano, miembro de Save the Children, recordó que estas enfermedades podrían prevenirse con vacunas contra el sarampión valoradas en 15 céntimos, sales de rehidratación que costarían 50 céntimos, o antibióticos valorados en 30 céntimos. "Somos conscientes de que en tiempos de crisis es más difícil luchar por los derechos infantiles, pero es necesario fomentar las medidas de bajo coste", señaló Mohedano.

"Debemos salir del círculo vicioso que supone la enfermedad y la pobreza", manifestó Pedro Alonso, autor de la primera vacuna contra la malaria probada con éxito. Aunque, en opinión de Alonso, nos encontramos en el "siglo de la salud" y las cosas "están mejorando", aún falta el estímulo financiero necesario para prevenir las enfermedades que afectan a África. "Tenemos las capacidades para hacer frente a las enfermedades, pero falta la voluntad para romper con ese círculo vicioso que hace de los más pobres los más vulnerables también en materia de salud", apuntó Alonso.

Por su parte, la escritora Premio Nobel de Literatura en 1991, Nadine Gordimer, planteó la necesidad de resolver los conflictos armados "que exacerban la pobreza y afectan a la vida de los niños".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios