Los templarios eligen Canarias como sede de su nueva delegación en España

  • En España sólo existe una pequeña representación de la orden, casi simbólica, con 300 miembros.

Comentarios 14

La Orden Suprema Militar del Templo de Jerusalén cuenta desde este sábado con una delegación en España que tiene su sede en Canarias, donde se ha procedido a la incorporación de seis nuevos caballeros, entre los que figura su director o bahilí, Ricardo Curto. En una ceremonia celebrada en Las Palmas de Gran Canaria, que ha contado con la presencia del alcalde de la ciudad, Jerónimo Saavedra, el gran prior Stelio Wenceslai, quien atiende a la orden en España, Portugal e Italia, ha investido a los seis nuevos caballeros, entre los cuales figura una mujer.

Curto reconoció que en España sólo existe una pequeña representación de la orden, casi simbólica, con 300 miembros. En Canarias, donde ha "fundado su primera casa en España", reúne a veinte miembros, quince en Gran Canaria y cinco en Tenerife, si bien en el mundo cuanta con 55.000 afiliados y está presente en 44 países. La orden persigue una "sociedad templaria", es decir, más igualitaria y justa, para lo cual lucha contra la pobreza, la enfermedad, la soledad, la violencia de género y contra "todo lo injusto", afirmó Curto. Además, asesora a Naciones Unidas y para ello dispone de oficinas en Zúrich (Suiza), París (Francia) y Nueva York (EEUU), y participa como consejera en conflictos como el que mantienen Israel y Palestina, indicó Curto.

Para entrar a formar parte de la orden se precisa superar una serie de pruebas y reunir determinados requisitos. El principal es ser cristiano ecuménico, explicó Curto. Añadió que para ser caballero se recibe una formación específica durante seis meses o un año, con el fin de adquirir el cocimiento y la filosofía templaria. Curto recordó que la orden se fundó en el siglo XII y fue extinguida un siglo después por el papa Clemente V por un acto que los templarios consideran "indigno", si bien el duque de Orleans la reconstruyó en el sigo XVIII.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios