Las terapias de reemplazo de la nicotina no son eficaces para dejar de fumar

  • Chicles, parches y aerosoles nasales apenas inciden positivamente en el esfuerzo

Las terapias de reemplazo de la nicotina (TRN), como chicles, parches y aerosoles nasales, no ayudan a dejar de fumar en el largo plazo, indicó el lunes un estudio en Estados Unidos.

"Este estudio muestra que las TRN no son más eficaces para ayudar a las personas a dejar de fumar en el largo plazo que intentar dejar de fumar por uno mismo", dijo Hillel Alpert, principal autor de la investigación realizada por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Alpert y sus colegas estudiaron a 787 adultos en el estado de Massachusetts que acababan de dejar de fumar, y encontraron que muchos que seguían terapias de este tipo recayeron con el tiempo en la misma proporción que los que no las seguían.

Los participantes del estudio fueron encuestados en tres períodos: 2001-2002, 2003-2004 y 2005-2006.

Las tasas de recaída no sólo fueron las mismas entre los que usaron TRN y los que no, sino que el estudio encontró que los fumadores muy dependientes que siguieron una TRN sin apoyo profesional tuvieron dos veces más probabilidades de recaída que los que no siguieron esta terapia.

"Esto puede indicar que algunos fumadores muy dependientes perciben la terapia como una especie de píldora mágica, y al darse cuenta de que no lo es, se encuentran sin apoyo en sus esfuerzos por dejar de fumar, condenados al fracaso", dijo el estudio publicado en la revista Tobacco Control.

El estudio también mostró que muy pocas personas siguen las recomendaciones de uso de las TRN durante ocho semanas; muchos optan por períodos más cortos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios