La 'tormenta perfecta' azota el norte

  • Una anciana fallece en Galicia al caerle encima un muro a consecuencia de los vientos huracanados que sacudieron por la tarde esa comunidad y se desplazaron hacia Asturias y el País Vasco

La tormenta perfecta esperada ayer en la zona norte de España causó la muerte de una anciana de 82 años en el ayuntamiento orensano de Vilar de Barrio al caerle encima el muro de una nave como consecuencia del temporal, informó la Xunta. Se trata del primer incidente grave de un temporal que dejó sin luz a 27.000 abonados gallegos y provocó numerosas caídas de árboles, inundaciones de bajos y problemas en las carreteras.

Los consejeros de Presidencia, Alfonso Rueda, y Medio Ambiente, Agustín Hernández, comparecieron en rueda de prensa para informar de las incidencias del temporal, con una intensidad de viento que ha llegado a tener picos de 196 kilómetros por hora en la montaña de Orense y lluvias copiosas generalizadas en toda la geografía gallega.

El temporal entró en Galicia por el sur, donde causó más destrozos, y se desplazó posteriormente al norte. Las principales incidencias fueron cortes en el suministro a causa de la caída de árboles en los postes de alta tensión.

A media tarde, unos 27.000 abonados estaban sin luz, si bien Rueda destacó que las brigadas de unas 1.500 personas, así como voluntarios que trabajan en colaboración con las empresas suministradoras, repararon las averías con "relativa celeridad". Igualmente, el consejero citó el levantamiento del tejado de un pabellón en un centro escolar de Sanxenxo y apuntó que, debido a las intensas lluvias, generalizadas en toda Galicia y de hasta 40 litros por metro cuadrado, se han vuelto a abrir los embalses de Belesar, que alivia 600 metros cúbicos por segundo, y el de Salas.

El comité trabajaba con normalidad sin que se registrara ningún colapso en las llamadas, mientras las brigadas de Medio Rural y Protección Civil y unos 500 operarios están activos para atender cualquier incidencia en las vías. El temporal afectó también a la Radio Galega, que perdió su emisión unos minutos.

Los vientos superiores a 100 kilómetros dejaron en Canarias a más de 10.000 abonados sin luz además de caídas de árboles, cortes de carreteras y 57 vuelos cancelados, la mayor parte con origen o destino en el archipiélago.

En Castilla y León, una mujer de 75 años resultó herida en Roperuelos del Páramo (León) por el derrumbe de una casa baja, posiblemente a causa del viento.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia para hoy rachas huracanadas (más de 120 kilómetros por hora) en el Cantábrico, norte de Navarra y montañas de Castilla y León, así como viento muy fuerte en amplias zonas del interior de la península y en las cumbres de Tenerife.

Las administraciones autonómicas y central han reiterado las llamadas a la precaución y evitar los desplazamientos. Así, se ha prohibido que los camiones circulen hasta el mediodía de hoy y se ha suspendido la circulación de trenes en el norte de la península.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios