Los trabajos de rescate de los mineros chilenos durarán al menos tres meses

  • Los obreros, que llevan 18 días sepultados, mandaron un mensaje en el que decían: "Estamos bien en el refugio los 33" · El presidente chileno inicia las investigaciones para sancionar a los responsables

Comentarios 6

Los 33 mineros atrapados en un yacimiento de cobre y oro en la región chilena de Atacama, que fueron localizados a través de una sonda y una cámara de televisión, cumplieron ayer 18 días a 700 metros de profundidad y su rescate se demorará al menos tres meses.

A primera hora del pasado domingo, una sonda llegó a los 688 metros y alcanzó la galería donde se suponía que había un refugio en el que los trabajadores se podrían haber cobijado tras el derrumbe del pasado día 5.

Poco después, un taladro perforador de una máquina de sondeo trajo a la superficie dos notas atadas con tiras de neumático. Cristián González, el operario de una de las máquinas, corrió a avisar a los familiares.

Era mediodía y la noticia se extendió por el campamento Esperanza, donde desde hace dos semanas unas doscientas personas esperaban angustiadas saber algo de sus seres queridos.

Poco después la noticia fue confirmada oficialmente por el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien el domingo viajó por cuarta vez a Copiapó, localidad donde está el yacimiento.

Familiares, rescatadores y autoridades fueron a entonar el himno nacional al cerro donde ondean 32 banderas chilenas y una boliviana como símbolo de la presencia de los trabajadores atrapados en esta mina centenaria y sobre explotada, que fue cerrada en 2007 por un accidente y posteriormente reabierta en una polémica decisión.

Mientras tanto, Lilian Ramírez, la esposa de Mario Gómez, el más experimentado de los mineros atrapados, leía emocionada la carta que su marido le envió desde el fondo de la mina.

Todos aguardaban con ansiedad la difusión de las primeras imágenes captadas por la cámara que el equipo de rescate hizo llegar hasta el refugio. El rostro de Florencio Ávalos Silva, un minero de 31 años, apareció en el monitor, aunque algunos dijeron que se trataba de Jimmy Sánchez, el más joven de los trabajadores accidentados.

"Yo los pude ver con mis propios ojos a través de las cámaras de vídeo. Vi a ocho o nueve de ellos que agitaban sus brazos, que estaban todavía con sus lámparas prendidas y que aparentemente presentaban un buen estado físico", explicó Piñera.

Los trabajadores tenían "los torsos desnudos, porque debe hacer calor (hasta 36 grados); estaban con ánimo, con fuerza, lo cual me dio mucha alegría y mucha fe de que esta operación va a terminar bien", añadió.

El presidente envió un mensaje de esperanza a los mineros a través de la sonda, aunque parece ser que no lo escucharon porque los micrófonos se estropearon por la humedad en esa zona del yacimiento (un 90%).

A lo largo del día de ayer, tras fortificar el pequeño conducto por el que se logró entablar comunicación con el grupo de mineros que enviaron un conmovedor mensaje escrito a la superficie en el que decían "estamos bien en el refugio los 33", se inició el proceso de hidratación y alimentación de los trabajadores, según dijo el ministro de Minería Laurence Golborne.

Además, las sondas colocadas servirán también para mantener el contacto con los familiares y los rescatadores y para que informen de las condiciones en que se encuentran.

Según trascendió del contacto mantenido con los atrapados, dos sufren una silicosis no severa y un tercero padece diabetes, pero tampoco de forma grave.

Mientras tanto, las labores de rescate continúan. Los especialistas proyectan abrir en la piedra una chimenea de unos 65 centímetros de diámetro, paralela a la de la sonda, para sacar a lo mineros empleando cuerdas y camillas, tarea que durará al menos tres meses.

Por su lado, el ministro Golborne al cargo de la operación de rescate, recalcó que "hay que aprender de esta lección y determinar las responsabilidades, tanto pública como privadas".

Sin embargo, el empresario y unos de los dueños del yacimiento San José, Alejandro Bohn, manifestó a TVN que "éste no es el momento de asumir culpas ni perdones". En este contexto, Bohn además, reconoció que los 33 operarios atrapados no cuentan con un seguro médico que les proporcione cobertura para este tipo de incidentes, al tiempo que aclaró que será "difícil" pagarles sus sueldos debido a que los trabajos están paralizados. Al parecer, los dueños del yacimiento dejaron sin póliza a sus trabajadores después de un "prolongado cierre" de la mina que provocó un importante "deterioro económico", del cual no han podido recuperarse. No obstante, aclaró que en estos casos la "cobertura de los seguros es bastante baja".

Ante esta situación, el presidente, Sebastián Piñera, reiteró la intención del Gobierno de sancionar a los responsables del derrumbe del yacimiento de San José, a lo que añadió que se trabajará para fortalecer la actividad minera de Chile.

En la rueda de prensa que dio desde el Palacio de La Moneda, Piñera informó que "ya se han iniciado las investigaciones" para determinar la responsabilidad del derrumbe y establecer las sanciones correspondientes.

"Queremos que haya un antes y un después en materia de seguridad minera", señaló Piñera al anunciar la creación de un grupo de trabajo que analizará la legislación existente y propondrá nuevas regulaciones.

Además, habló de "una profunda revisión" a la legislación minera y a sus mecanismos de fiscalización, para crear lo que definió como una "ética de la responsabilidad" y una "cultura del trabajo digno" que evite que ocurran nuevos accidentes.

"Queremos sacar lecciones útiles y fecundas de lo que pudo convertirse en una tragedia", agregó el presidente chileno.

En lo que va de 2010 han fallecido 31 personas en accidentes mineros en todo Chile, según datos oficiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios