Gerona

Unos turistas denuncian a un hotel tras encontrar una webcam en la ducha

  • Los dueños aseguran que desconocían la existencia de la cámara, que estaba situada tras una rejilla en funcionamiento. El abogado de los denunciantes pide una indemnización de 20.000 euros por daños morales.

El juzgado de Instrucción número 1 de Figueras (Gerona) está investigando la denuncia que interpusieron tres turistas madrileños en agosto de 2010 al encontrar en la ducha de su habitación, la 730 del hotel Sant Marc de Roses, una webcam escondida en la rejilla de ventilación.

Los tres turistas -dos hermanos y la pareja de uno de ellos- llegaron a Roses el 15 de agosto de 2010, día en el que la novia y el hermano del denunciante se ducharon antes de ir a cenar, mientras que el tercero en cuestión, Carlos N.C., lo hizo pasadas las doce de la noche

Fue entonces cuando vio un trozo de esparadrapo en la rejilla de ventilación, tiró de él y comprobó que había una cámara de vídeo escondida que enfocaba a la ducha y que supuestamente estaba en funcionamiento, según consta en su declaración a la que ha tenido acceso Europa Press.

Según avanzó este jueves el Diari de Girona, los tres turistas avisaron rápidamente al personal del hotel, y al día siguiente presentaron una denuncia ante los Mossos d'Esquadra por revelación de secretos y violación de la intimidad, ya que la webcam estaba oculta y conectada.

En la declaración que hicieron en el Juzgado de Instrucción número 7 de Valdemoro -dónde residen habitualmente-, ratificaron su versión ante la policía catalana, y coincidieron en destacar que, cuando avisaron a los responsables del hotel del descubrimiento, subieron la directora de aquel momento y dos personas de mantenimiento, una joven y otra mayor, y "el chico joven mostró algo de sorpresa, pero la persona mayor ninguna, a pesar de que a preguntas de la directora negara saber que la cámara estuviera allí".

Agentes de los Mossos d'Esquadra inspeccionaron la habitación el mismo día de la denuncia y constataron que en el interior de la rejilla de ventilación de la ducha había un sistema de cableado con una cámara web con una pequeña antena incorporada, y que funcionaba con la alimentación de una batería. 

Según consta en el informe policial, de la investigación se desprende que el sistema podía haber sido instalado semanas antes, ya que una mujer de la limpieza del hotel declaró que había visto la cinta en la rejilla dos o tres semanas antes, justo después de un día de fiesta, y que no le dio importancia porqué pensó que quizá estaba allí para tapar el mal olor del baño.

Así, la cámara podría haber sido instaladasobre el 22 de julio, ya que según consta en el registro de las tarjetas maestras que permiten la entrada en todas las habitaciones, una de ellas se utilizó para entrar en la 730 el 22 de julio sobre las doce de la noche. 

Tarjetas maestras

La policía catalana intentó desvelar quién tiene acceso a las tarjetas y los responsables del hotel contaron que hay dos tarjetas aptas para todas las habitaciones: una en recepción sobre la que no hay ningún control, y otra que se perdió unas semanas antes de los hechos. 

Una versión que se contradice con la que dio uno de los administradores del hotel en su declaración como imputado en el juzgado de Figueres, ya que contó que las tarjetas para acceder a todas las habitaciones normalmente las tienen el director/a del hotel y la gobernanta, y que es raro que haya una tarjeta maestra en recepción.

Además, existe una tercera tarjeta por planta, que reparte la gobernanta al resto de personal de limpieza.  Por todo ello, el abogado de los turistas, Juan Luis Duran, ha explicado que al no haber llegado a un acuerdo con los responsables del hotel "irán hasta el final" para aclarar los hechos, ya que una de las víctimas, la chica, está muy preocupada y "obsesionada" por si hay imágenes suyas en la ducha por Internet, por lo que rastrea continuamente páginas web para comprobarlo. 

El letrado pide una indemnización por daños morales de 20.000 euros para cada uno de ellos y también una pena para los responsables de los hechos, que puede ser de hasta dos años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios