Directivos al día

  • U-tad oferta un ADE tecnológico, el único de su género en España, destinado a líderes empresariales.

Pongamos que alguien suelta en medio de una reunión de directivos la siguiente frase: “Estamos desarrollando una arquitectura Big Data que escala por la nube y que usa un algoritmo de inteligencia neural para aplicar business analytics en los productos que nos están pidiendo”. ¿Cuántos de estos directivos se han enterado de algo? Poco importa, porque tal aseveración es una mentira inventada con palabras que suenan de algo pero poco tienen que ver en común. Por desgracia, estas situaciones son bastante comunes en comités de dirección de nuestro país.

Es un hecho que las empresas dependen cada día más de la tecnología y que la están abrazando a toda la velocidad que sus medios les permiten. No es una cuestión de fichar con una tarjeta contactless, sino de emplear nuevos procedimientos y perfiles laborales para no quedarse atrás. Así pues, desconocer la tecnología de una empresa ya no es esa grieta que un compañero podía solucionar en un momento dado: es un problema importante y una barrera para avanzar. 

Los directivos quizá no necesiten un dominio técnico muy detallado, porque sus responsabilidades son otras, pero ejercer bien su trabajo de estrategia y tácticas empresariales conlleva estar al tanto de las necesidades tecnológicas. Ya no sirve con estar en redes sociales para parecer una empresa moderna y al día, sino que quienes dirigen deben saber muy bien cómo esa tecnología influye en sus trabajadores y cómo éstos deben emplearla para rendir al máximo. 

Por desgracia, es habitual que los órganos de dirección, como decíamos, carezcan del perfil tecnológico adecuado y que muchos terminen tomando decisiones inapropiadas, como contactar con otra empresa que sí entienda esa tecnología (a costa de un dinero que se podría dedicar a otras cosas) y se arriesgan a que sea un tercero el que dirija el barco. Por esta razón, las personas con vocación de management están recurriendo a nuevos estudios de postgrado o cursos de especialización para asimilar los conceptos necesarios y entender a sus ingenieros, programadores y diseñadores.

Esto puede ser una solución ocasional, pero al final siempre sale a relucir algún elemento incómodo para alguien obligado a tomar decisiones, porque a medida que un proyecto se complica, sus conocimientos no van a ser jamás suficientes en comparación con sus empleados y van a tener que delegar en ellos más de lo estrictamente necesariamente. No está bien que un trabajador se cargue con más responsabilidades de las necesarias en su puesto, del mismo modo que no es asumible un directivo sin un perfil ADE (Administración y dirección de empresas) con una cualificación tecnológica suficiente  para hacer la gestión que debe llevar a cabo.

Por esta razón, sorprende bastante que, tras mirar la oferta formativa española por si alguien se había dado cuenta del problema, que no es algo precisamente aislado a día de hoy, sólo hay un centro universitario en España que ofrece un ADE tecnológico pensado para ese perfil de gestión y dirección en una empresa con fuertes competencias técnicas. Se trata de un grado oficial con las asignaturas habituales, pero también con contenido adicional que refuerza ese aspecto tecnológico del que carecen otros.

Este grado se ofrece en el U-tad, que muchos identifican como un centro pionero y que está alcanzando un prestigio internacional importante. Hace unas semanas fue noticia por haber sido elegido entre los 25 mejores centros educativos del mundo para aprender Animación, una doctrina que en España está aún por explotar pese a que hay muchos animadores y artistas españoles por todo el mundo en estudios del prestigio como Pixar o Marvel. Curiosamente, este ADE tecnológico es el grado menos conocido dentro de U-tad, pues su perfil está más asociado al desarrollo de videojuegos, al diseño y a la ingeniería, campos en los que tiene ya bastante reconocimiento. Sin embargo, parece que esta nueva vertiente también puede tener mucha importancia vista la demanda creciente.

La intención de este grado es que personas con ambición de dirigir o montar una empresa que venda productos tecnológicos o videojuegos, por citar dos ejemplos, tengan los suficientes conocimientos directos como para no quedar como un ignorante ante sus trabajadores, para identificar tendencias y para conocer por dónde dirigir el barco para llegar siempre a buen puerto. Con asignaturas como Introducción a la Tecnología Digital y otras especializadas en la programación o en la configuración de redes de telecomunicaciones, cualquier alumno con un perfil de gestión de empresas tendrá una ventaja clave sobre sus competidores formados por métodos más tradicionales. Además, formarse en un centro que tenga ingenieros o programadores en potencia permite entrar en contacto con ellos desde el principio y saber cómo funcionan antes de lanzarse al mundo laboral.

En U-tad han sido los primeros en darle esta vuelta a la tortilla del ADE. Aunque es posible que otros vengan a imitarles dentro de un tiempo, ahora mismo es la única oferta segura y de confianza en este tema. Es factible que un directivo no tenga que dominar la programación en códigos complejos, que acumule unas nociones medias y sepa cómo aplicarlo a sus responsabilidades puede ser la clave entre que un proyecto salga bien o que alguien venda una moto a la empresa y esta pierda dinero. La idea no es que el directivo tenga más conocimientos técnicos, sino que sepa cómo ver los problemas y retos que luego los expertos resolverán. El futuro estará formado por especialistas, y lo que hará que una empresa triunfe sobre otras será que sus empleados estén a la altura. 

El mundo está cambiando muy rápido debido a que empresas como Google, Facebook, Apple o Samsung no dejan de renovarse y de lanzar tecnologías y servicios que otros integran en sí para estar al día y que otros muchos intentan combatir con su propia oferta alternativa. Por esa razón, es más importante que haya muchos profesionales en todas las ramas con nociones tecnológicas suficientes y que hayan estudiado y se hayan preparado para sus roles. Y si es importante que un programador de una empresa de un buscador de viajes programe, es también fundamental que el directivo que lleva dicha empresa sepa lo que necesita su buscador. 

U-tad ha emprendido un camino que muchos van a querer recorrer en breve y que no parece estar aún en la mente de las universidades más clásicas. Y aunque ser el próximo fundador de una empresa tan importante como Google no es algo precisamente fácil, con los cimientos apropiados seguro que es un poquito más sencillo. El ADE tecnológico está pensado para eso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios