El creador de Kinect aventura "una nueva era del entretenimiento electrónico"

  • Kudo Tsunoda cree que el dispositivo simplifica la experiencia de juego, porque ya no habrá que aprender a manejar complejos mandos, sino sólo moverse y hablar.

Tras arrasar en la feria E3 de Los Ángeles, el controlador de movimiento Kinect para Xbox 360 ha puesto otra pica en Flandes durante la Gamescom 2010 de Colonia. Allí se encuentra el creador del dispositivo, Kudo Tsunoda, que aventura la llegada de "una nueva era del entretenimiento electrónico". "Para muchas personas, los videojuegos resultaban complicados por culpa de los mandos, pero Kinect ha cambiado esa percepción porque ahora sólo necesitas moverte y hablar, las dos cosas que todo ser humano hace de forma natural", explica Tsunoda.

El director creativo de Kinect se fijó en su propia familia para desarrollar el dispositivo: "Les animaba a jugar con la consola, pero al rato se cansaban y dejaban de jugar. Me solían decir: 'Vale, está bien, pero ahora déjame en paz", señala Tsunoda entre risas. El quid de la cuestión radicaba en hallar "un sistema con el que interactuar resultara más sencillo", y de esa reflexión nació Kinect: "Excepto los bebés, todo el mundo sabe saltar, rodar, girar sobre sí mismo o hablar. Creo que Kinect es la forma idónea para atraer a la gente que no suele jugar a videojuegos", apunta Tsunoda.

La revolución desatada por Kinect promete convertirse en locura a partir del próximo 10 de noviembre, cuando el controlador llegue por fin a las tiendas de toda Europa junto a videojuegos como Kinectimals, Kinect adventures!, Kinect sports o Kinect joy ride. El padre de la criatura afirma que "jugar con Kinect es como volver a los antiguos juegos de arcade, cuando ibas a los recreativos y te subías a una moto que debías mover de un lado para otro si querías coger bien las curvas". "Con Kinect es la misma sensación. Si juegas al fútbol, das una patada al balón; si tienes que saltar un obstáculo, eres tú el que pega un brinco", analiza Tsunoda.

A pesar de la euforia, también quedan momentos para la crítica, ya que muchos han apreciado un cierto desfase entre la ejecución de los movimientos y la respuesta del dispositivo. "La primera Xbox era muy diferente de la que tenemos ahora. Con el paso del tiempo evolucionó, y con Kinect ocurrirá lo mismo", defiende Tsunoda. La aparición del dispositivo ha generado una pregunta que corre de boca en boca: ¿dónde está el límite en el desarrollo del universo electrónico? Tsunoda plantea que el futuro pasa por "innovaciones que nos ayuden a mejorar en nuestra vida cotidiana". "Yo era un bailarín espantoso. A mi mujer le encanta bailar, pero yo era tan patoso que no quería ir conmigo. Ahora, después de unos meses jugando a Dance central, he mejorado una barbaridad", confiesa el creativo.

Además de mejorar sus artes danzarinas, Tsunoda esconde otra revelación sorprendente: "Me da vergüenza reconocerlo, pero he perdido 20 kilos desde que uso Kinect. Creo que es una opción muy buena para la gente que quiere mantenerse en forma sin tener que ir al gimnasio". En resumen, Tsunoda estima que "Kinect desarrolla nuevas habilidades en las personas, como por ejemplo la interacción con los animales". "Kinectimals es un juego que te enseña a jugar con cachorros, y si te compras un perro puede ser muy útil", expone.

El precio de Kinect, que rondará los 150 euros, también ha sido objeto de controversia, ya que el controlador deberá competir con la salida al mercado de Move, el dispositivo de Sony que funciona a través de un mando sin cables. "No me gusta comentar nada de otras compañías, pero si quieres jugar con varias personas sólo necesitas un Kinect, mientras que en el otro caso tendrías que comprar varios mandos", aclara Tsunoda con picardía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios