El 'e-book' se convierte en la estrella de la Feria de Fráncfort

La estrella de la 60 edición de la Feria del Libro de Fráncfort no es ningún escritor, sino un aparato electrónico: el primer día de la mayor muestra editorial del mundo varios fabricantes presentaron al público especializado sus libros electrónicos o e-books.

Entre ellos destacan "Kindle" del gigante Amazon y "Reader" de Sony. El fabricante japonés anunció hoy en Fráncfort que su primer dispositivo de lectura digital saldrá a la venta en Alemania en la primavera (boreal) de 2009.

La muestra de Fráncfort, la cita editorial más importante del mundo, llegó este año más digitalizada que nunca como estrategia para hacer frente a la crisis financiera internacional.

Desde hoy y hasta el domingo se congregan allí 7.373 expositores de 100 países y más de un millar de autores entre los que destacan los Premios Nobel Gunter Grass y Orhan Pamuk y el brasileño Paulo Coehlo. Sin embargo, todo ello queda eclipsado por el libro electrónico.

En los últimos años Fráncfort se convirtió en una amplia plataforma en la que ya no se comercializan solamente títulos, licencias y traducciones del sector editorial convencional, sino que incluye guiones cinematográficos, tiras cómicas, software para aprendizaje de lenguas y fonolibros.

Los expertos manifestaron hoy su acuerdo en que el avance digital es imparable y en los próximos años la nueva generación de libros electrónicos trastocará totalmente el mercado del libro.

Y es que esa nueva tecnología tiene muchas ventajas: gracias a la tinta electrónica, con esos aparatos se puede leer cómodamente en cualquier sitio, la batería suele durar todo el día y la capacidad de memoria para almacenar libros es practicamente ilimitada.

Para Lutz Dursthoff, de la editorial Kiepenheuer & Witsch, el e- book no representa una gran ventaja sólo para los lectores profesionales o los científicos, sino también para el lector de "novelas policiacas en la playa". En su editorial, casi todos tienen ya uno de estos instrumentos.

Después de la promoción realizada en la Feria de Fráncfort, se espera que el año que viene exista ya una amplia oferta de libros electrónicos en Alemania. Así, en 2009 podrán adquirirse en el mercado desde clásicos de la marca iRex hasta un minúsculo dispositivo móvil, el "Readius", de Polymer Vision.

Este último pesa sólo unos 100 gramos y permite elegir entre diferentes pantallas para visualizar el texto. A él se suman las nuevas generaciones del iPhone de Apple, que ya tiene incluido el software para el e-book.

Todos esos aparatos tienen pros y contras. "Kindle" de Amazon tiene la ventaja de que permite descargar contenidos directamente mediante un módulo celular, sin embargo el software del libro sólo puede comprarse en Amazon y leerse con "Kindle".

Otros fabricantes como Sony han optado por un "formato abierto": todos los libros electrónicos funcionan en todos los aparatos.

Además de los detalles técnicos, en lo que respecta a los e-books quedan muchas otras cuestiones por cerrar, como la forma de los dispositivos y la rigidez de la seguridad anticopia.

Tampoco el precio, lo que más puede interesar al consumidor, está totalmente decidido. El del hardware y software puede oscilar entre 200 y 600 euros (270 a 814 dólares), mientras que el precio del propio libro electrónico resulta igualmente discutido.

"La actitud hacia la lectura no va a cambiar" por el e-book, cobncluyó hoy el experto Christoph Blasi, de la Universidad alemana de Erlangen-Núremberg.

Blasi confía en la "coexistencia pacífica" de ambos formatos. La única pena, según él, es que en el futuro ya no se podrá tirar a la basura tan fácilmente un libro malo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios