Andaluces y vascos se ven en la Clínica Híspalis

  • Antena 3 presenta 'Allí abajo', comedia de Plano a Plano que se graba casi por completo en Sevilla.

Comentarios 2

La primera impresión que tiene un paseante sevillano que se asome al Palacio de Monsalves, en el ombligo del casco histórico, es que se encuentra en un hospital. Los rótulos, bien creíbles, le harán pensar que se halla en la afamada Clínica Híspalis,  con los celadores llevando diligentes a los enfermos  en sillas de ruedas y una cantina donde no le recomendarán que pruebe sus tapas caseras.  Al curiosear un poco más adentro se topará con una taberna vasca lo que hace ya sospechar de que todo esto es un decorado. Eso sí,  en un contexto de lujo y creíble. La Junta de Andalucía cedió a la productora Plano a Plano  (El Príncipe) este palacio reconvertido en hospital televisivo, con el apoyo de ayuntamiento hispalense. El municipio y la Andalucía Film Comission se han apuntado otro tanto tras el  impacto que supuso Juego de tronos. En esta ocasión es Antena 3 y la mencionada productora las que se han decantando por Sevilla como paisaje y con un equipo técnico casi en su totalidad integrado por trabajadores especializados andaluces. Todos ellos contribuyen a la comedia Allí abajo, serie que llegará en próximas semanas a la cadena privada y cuyo reparto se divide entre andaluces y vascos, interpretando a los roles de los encuentros y desencuentros de unos norteños y sureños en la ficción. Salvo los exteriores rodados en Euskadi el resto se graba en Sevilla, en un trabajo que se extendería hasta el mes de mayo en caso de completar la primera temporada de trece episodios (la audiencia tiene la última palabra). En principio son 8 capítulos.

La premiada María León  encabeza el reparto por parte andaluza y un desconocido (hasta ahora) Jon Plazaola es el protagonista por parte vasca. Ellos son Carmen e Iñaki. Él, que apenas había salido de su tierra, se traslada a Sevilla para atender a su madre en coma, y ella es la jefa de enfermeras. Ninguno de los dos personajes vive su mejor momento, de ahí que entre ellos surjan chispas de todos los colores. Este es el punto de partida de una serie con una gran carga humorística y donde son inevitables las comparaciones con Ocho apellidos vascos. Incluso dos actores de esta película, Alfonso Sánchez y Alberto López, los de El mundo es nuestro,  intervienen en esta producción. Uno es el médico que rompe el corazón a Carmen y el otro regenta el bar del hospital donde la excelencia gastronómica no es para presumir.

Por parte andaluza Noemí Ruiz es la directora de la Clínica Híspalis; Beatriz Cotobal es Isabel, la cocinera de la cafetería; Salva Reina (el furtivo de La Isla Mínima), es el celador Jozé, el apoyo de don Benito Benjumea, el aristócrata clasista que encarna Mariano Peña, tras nueve años como Mauricio Colmenero; y Mari Paz Sayago es la recepcionista.

Óscar Terol, uno de los baluartes del originario Vaya semanita, es uno de los clientes de la taberna de Iñaki, como Íker Galartza (Peio), Gorka Aguinagalde (Koldo) y Alazne Extebarría, la camarera de la taberna. Todos ellos están grabando en Sevilla esas escenas de interior ambientadas en San Sebastián. Los actores andaluces, que destacan el buen ambiente en las grabaciones, resaltan a su vez la integración y buen humor de sus compañeros del Norte. Los piques (entre andaluces y entre andaluces y vascos) se quedan en eso: es sólo comedia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios