'Awake': soñar despierto

  • Los sueños y la realidad se confunden en una serie que ha estrenado la NBC en EEUU

Cuando la NBC mostró en mayo los avances de los estrenos de la temporada Awake fue una de las series que más dio que hablar. Algo lógico con una premisa tan impactante. ¿Qué pasaría si no pudieses diferenciar los sueños de la realidad? Esta pregunta ha sido planteada en varias producciones de manera exitosa como Life on mars o con mucho menos arte como en Los Serrano. Sin embargo con Michael Britten tenemos una cuestión diferente. Britten es un detective que tras un accidente de coche vive en dos mundos paralelos y es incapaz de diferenciar cuál de ellos es el sueño y cuál la realidad. En uno de estos mundos, tras el accidente tuvo que enterrar a su mujer y quedarse al cuidado de su hijo. En el otro, fue su hijo quien falleció y su mujer sigue viva.

Se trata de un argumento complicado y difícil de mostrar al espectador. Por ello los productores decidieron hacer un parón durante el rodaje para planear cuidadosamente el camino que seguiría la serie. Estos parones nunca suelen anunciar nada bueno, pero el productor ejecutivo Howard Gordon afirmó que la producción no corría ningún riesgo de cancelación. Sólo se trataba de perfeccionar las tramas. La representación del planteamiento puede ser bastante complicada pero gracias a la fotografía y a un guión muy cuidado la audiencia puede seguir entrando en los dos mundos a la par que el protagonista, sin perderse.

Está por ver cómo avanzará la trama de Awake y si seguirá el mismo nivel del episodio piloto, pero éste funciona perfectamente. La interpretación de Jason Isaacs es brillante, conectamos con él enseguida y comprobamos a través de este personaje y los secundarios (su mujer y su hijo) las distintas formas que tenemos las personas de sobrellevar nuestras tragedias.

A pesar de la inestabilidad por la que pasa Britten, comprende que de esta manera no los ha perdido para siempre y puede seguir contando con su compañía. Es la única manera que tiene de estar con ellos. Pero esta situación que ya es complicada de por sí, se enrevesa en el trabajo. Los superiores creen que Jason está perdiendo facultades y lo obligan a acudir a terapia. Es en las sesiones cuando descubrimos su historia. Britten tiene que contar su problema a los psiquiatras que fascinados le intentan convencer de la respectiva realidad. Pero ¿cómo lograr saber cuál es la real y cuál el sueño? Tiene que elegir él, pero si lo hace sabe que pierde a uno de los dos ¿Cómo elegir entre su mujer y su hijo?... Su vida es un caos pero al menos puede compartirla con ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios