Buscadores de realidad

  • TVE se adentra desde hace tres años en los problemas, usos y costumbres de los españoles a través de las cámaras de los reporteros de 'Comando Actualidad'

Un título sugerente y cinco historias de personas corrientes con un nexo en común. Ésa es la base de un programa que arrastra tras de sí cada miércoles a tres millones de espectadores y que ha sabido buscarse su propio hueco en una noche en la que triunfan las series de las televisiones comerciales. Lo que comenzó siendo un espacio de reportajes pensado para la madrugada ha terminado convirtiéndose en un referente del reporterismo actual. Comando Actualidad acaba de celebrar su tercer aniversario en la parrilla de Televisión Española y, en este tiempo, ha sabido reinventarse a sí mismo con cientos de historias que interesan al ciudadano por su cercanía y transparencia.

Raúl García es uno de los tres directores que hace posible el engranaje de este espacio. Su rostro es, sin duda, uno de los más conocidos del programa ya que desde el principio ha formado parte de su equipo de reporteros. Se siente cómodo tras la cámara y afirma que lo más complicado es la dirección porque hay que "dar forma a una misma historia con muchas miradas".

Raúl echa la vista atrás y recuerda el primer CA como algo cercano por la implicación del equipo en el tema. "Analizábamos el caso de Mari Luz Cortés y teníamos un contacto casi a diario con sus familiares. Aquél fue un programa con un vínculo muy importante con la actualidad, aunque lo cierto es que desde entonces el programa ha evolucionado bastante tanto en los temas como en las formas", manifiesta. Y tiene razón, ya que en sus tres años de vida pocos han sido los reportajes que han tomado un suceso como punto de partida. Comando Actualidad se ha interesado más por otros asuntos que preocupan a la ciudadanía, siendo sus principales referentes los temas relacionados con el consumo, la vivienda y la crisis. No obstante, ha recalado con notable éxito en temas relacionados con la sanidad, como el programa que se emitirá esta noche, donde se analizarán en profundidad las reacciones alérgicas, o los eventos extraordinarios, como el que ofrecieron el pasado diciembre con motivo de la huelga de controladores.

Normalmente el tiempo que pasa desde que surge la idea hasta que se emite el programa es de tres semanas, si bien hay veces en que se ven desbordados por la actualidad y tienen que tener listo el reportaje en menos de una semana. "El reportaje 'Tirados en el puente' tuvimos que hacerlo en tres días. Fue un trabajo muy costoso pero del que nos sentimos muy orgullosos", dice Raúl.

Si algo tiene claro el equipo de Comando Actualidad es que a la hora de contar una historia lo que debe primar es el respeto máximo con el interlocutor y ser muy claro con la audiencia, lo que le ha comportado cierto grado de complicidad con los protagonistas y les ha ayudado bastante a la hora de conseguir nuevos temas. "Al llevar tanto tiempo en antena te puede dar la sensación de que lo has analizado todo, por eso cada semana intentamos dar una vuelta de tuerca a la actualidad y buscar nuevos flecos desde donde poder partir de cero. No obstante, tenemos la suerte de que en este tiempo hemos conectado con una audiencia fiel que, en ocasiones, nos ayuda a abrir nuevas puertas". Y no lo dice en balde, ya que hay veces que son los espectadores los que proponen los temas a través de la página web del programa. "Todo el mundo lleva dentro un entrenador de fútbol y un reportero. Hay veces que en las sugerencias no sólo nos dicen el tema a tratar sino que nos aportan tanto el titular del programa, como el reportero que podría encargarse de analizar cada caso. Es algo que agradecemos, aunque es cierto que muy pocas veces hemos podido utilizar un tema tal y como nos sugiere el espectador, pero en muchas ocasiones nos dan la clave para poder empezar a analizar un tema".

A pesar de que en sus tres años de vida Comando Actualidad ha tenido que analizar temas difíciles, Raúl García asegura que nunca ha pasado miedo tras la cámara. "Me he metido en sitios que, sin una cámara, nunca hubiera entrado, pero creo que ésta es para un reportero como una especie de escudo protector. La cámara, en situaciones difíciles, hace que el miedo se disuelva y actúa a modo de barrera para que no nos pase nada y nos respeten", dice.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios