"Don Pablo no era como Bertoméu"

  • Pepe Sancho es el protagonista de 'Crematorio', la serie española que retrata la corrupción a partir de la figura de un promotor.

El título de la obra que también en estos días representa en Madrid resumiría el argumento de Crematorio, Los intereses creados. Reacio a las entrevistas, Pepe Sancho está muy orgulloso de ambos trabajos. Con Don Pablo, en Cuéntame cómo pasó, fue descubierto por las nuevas generaciones y un papel como el intrigante factótum Rubén Bertoméu es de los mejores que se han podido ver en una serie de televisión en España. Crematorio llega esta lunes por la noche a La Sexta, después de recibir elogios unánimes en su pase por Canal +.

-¿Sería Rubén Bertoméu el papel del que se siente más satisfecho de todos los que ha hecho para televisión?

-No, sería injusto por mi parte porque he tenido muy buenas oportunidades en televisión además de Crematorio. Por ejemplo, la serie biográfica de Tarancón. Algo tienen en común uno y otro. El cardenal sólo quería el bien. Bertoméu sólo quiere el bien... pero para él solo.

-Los críticos dijimos que Crematorio fue lo mejor de la TV en España en 2011 ¿Cómo lo defendería usted desde dentro?

-Pues que en Crematorio hemos hecho cine, se realizó con medios cinematográficos. Cuando la televisión se hace con espíritu cinematográfico diría que es casi una garantía de calidad. Crematorio se hizo como una película.

-¿Recibirá así el respaldo del gran público, al ser ofrecida por una cadena en abierto La Sexta?

-Me gustaría que así fuera. La Sexta es una cadena que genera confianza en la calidad de sus series, es un buen canal para emitir esta ficción.

-Ruben Bertoméu está ahí gracias a que, por ejemplo, usted dejó la serie Cuéntame.

-Me fui después de siete años y, Dios me libre, me lo pasé muy bien en Cuéntame, pero los guionistas no sabían por dónde iban a conducir a mi personaje. Y me fui. Después de siete años había que vivir otras cosas.

-Su personaje de Crematorio sería como una evolución de aquel Don Pablo.

-No, no. Don Pablo no es como Bertoméu. Era sólo un jeta, un pillo, un vivalavirgen. Rubén Bertoméu, sin embargo, es un destructor, demasiado siniestro. Yo adoro a don Pablo, que conste.

-¿Qué pasará después del crematorio de esta crisis?

-Vivimos en un crematorio. De esta sobreviviremos los mejores. Y ahí espero estar yo, jajaja.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios