Jordi Moltó, creador de 'El Blog de Águeda' y 'Encuentros en la tercera edad'

"Prefiero trabajar con abuelos andaluces porque dan más juego"

  • El guionista de los 'sketches' protagonizados por ancianos en 'El Hormiguero' y 'Otra movida' afirma que "salir en televisión es una terapia para muchos de estos mayores"

Comentarios 1

Es capaz de hacer un cóctel de éxito tomando como base la actualidad y aderezándola a partes iguales con humor surrealista y actores octogenarios. Jordi Moltó es el creador de las parodias de abuelos que se ofrecen en programas como El Hormiguero y Otra Movida, donde los mayores son capaces de dar lecciones de tecnología o aplicar a su día a día las dietas de adelgazamiento más punteras. Su humor ha paseado también por los guiones de otros programas de éxito como Crónicas Marcianas, Channel número Cuatro o Tonterías las justas.

-Primero fue El blog de Águeda y ahora los Encuentros en la tercera edad. ¿De dónde le viene esta fijación por las personas mayores?

-Siempre he pensado que el humor se fusiona muy bien con las personas mayores. Hace once años comencé con Juan Carlos Ortega haciendo unos pequeños sketches protagonizados por abuelos para el programa de TVE de Jordi González, La escalera mecánica, y antes también había hecho algo parecido en radio. Creo que si una persona mayor te cuenta algo, por muy absurdo que parezca el tema, le da un punto de credibilidad que no se lo podemos dar los demás.

-¿Dónde busca a estos mayores con tanto ingenio y cara dura?

-En los centros de mayores. Normalmente acudo a zonas donde hay migración andaluza porque los abuelos andaluces te dan mucho más juego, como los de Santa Coloma o Nou Barri. El director del centro convoca a los que cree que pueden ajustarse a mis necesidades y, mientras ellos toman un chocolate con churros, yo les explico la idea. Al final se terminan apuntando todos. Aunque algunos tienen problemas de dicción o de memoria, también encuentro verdaderas joyas, como Ramón, uno de mis actores fetiche, que pese a que está a punto de cumplir 87 años siempre me sigue el juego.

-¿Suele encontrar problemas a la hora de plantearles los temas?

-¡Qué va! Todo lo contrario. Hasta ahora nunca me han dicho que no a nada. Y eso que tengo una mente retorcida... Te pongo un ejemplo. En Tonterías las justas hacíamos remakes de películas taquilleras y, cuando le llegó el turno a Brokeback Mountain, donde los actores tenían que simular que se enrollaban, se metieron tanto en el papel que hasta los tuve que separar.

-Hay quien piensa que con estas parodias se está riendo de las personas mayores.

-A esas personas sólo les diré que son los abuelos los que me piden nuevos vídeos. Tienen el mono de salir en televisión y para ellos supone una auténtica terapia. Les insufla vitalidad. Por ejemplo, Ramón, el actor que te comentaba antes, perdió hace dos años a su mujer y no levantaba cabeza. En cambio, desde que sale en la tele asegura que le hemos cambiado la vida.

-Lleva once años trabajando con mayores ¿Qué le aportan?

-Con ellos sólo quieroque la gente se ría. No busco más. Reivindico al abuelo como persona válida para la ficción y la comedia. Llevo tantos años en esto que cuando pienso en una idea, lo hago pensando en los abuelos porque creo que la parodia funcionará el doble si los actores son mayores. Me aportan una experiencia por la que muchos pagarían y me dan una lección de vitalidad tremenda. Son gente mucho más activa que las nuevas generaciones. Además, con ellos existe un cariño recíproco porque me ven como su nieto.

- Y siendo tan joven (34 años) ¿No le da miedo a encasillarse en este tipo de scketches?

-Ahora he empezado a hacer en Otra movida parodias con actores que no son mayores, Vidas movidas, porque quiero distinguir e ir abriendo el abanico.

-Y esas ideas locas a la hora de plantear los sketches ¿De dónde las saca?

-No lo sé. Tengo tal saturación de internet y tantos años trabajando con imágenes que me salen de corrido. No pienso en nada absurdo. Los temas van surgiendo solos. Además, cuento con un equipazo en el que todos están superilusionados con todo lo que se propone.

-¿A quién suele ir dirigido su humor?

-Sobre todo al público de entre 20 y 40 años. Los más mayores no se suelen enganchar a este tipo de humor. Las parodias están funcionando muy bien en México.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios