Super Bowl 2015: el espacio más caro y rentable de la tele

  • La NBC deja al resto de cadenas bajo mínimos y logra una audiencia de 102 millones de espectadores

La Super Bowl no sólo es la final de la liga de fútbol americano. Es mucho más: es espectáculo puro y, sobre todo, es uno de los espacios más caros y rentables de la televisión americana, con un promedio de más de 100 millones de espectadores pendientes de la pequeña pantalla durante algo más de tres horas (este año, para ser exactos, 102.320.000). Algo así como si en España se sumaran las audiencias de la final de la Champions con la de la final de la Liga BBVA o con la de cualquier partido potente de la selección española. Y teniendo un potencial tan grande, los anuncios que se emiten durante su descanso son los más esperados del año y también, como es lógico, los más caros.

La Super Bowl de este año no ha sido diferente a la de ediciones anteriores. La NBC ofreció el pasado domingo casi 11 horas relacionadas con esta retransmisión deportiva y consiguió incrementar el precio de la publicidad respecto al pasado ejercicio, cobrando 4,5 millones de dólares por cada 30 segundos de publicidad (el año pasado fueron 4,2 millones). Aún así fueron más de 40 empresas las que se publicitaron durante un descanso que se prolongó durante casi una hora (de los cuales 47 minutos fueron publicidad) y que tuvo como protagonista absoluta a la cantante Katy Perry, que ofreció una performance espectacular que incluía desde un gigantesco león cubista hasta un espectáculo de fuegos artificiales.

Los anuncios de este año han estado envueltos en polémica. El que sin duda ha dado más que hablar ha sido el protagonizado por Charlotte Mc Kinney, un spot de hamburguesas que ha sido criticado por su carácter sexista, ya que la modelo se paseaba desnuda por un mercado. Tampoco han pasado desapercibidos el de la aseguradora Nation Wide, centrado en los accidentes domésticos de los niños, el de la compañía de telefonía T Mobile, protagonizado por Kim Kardashian y su voluptuoso trasero, o el de Bryan Cranston, al más puro estilo Breaking Bad para los seguros Esurance. También ha sido muy comentado, no por provocativo sino por la belleza de sus protagonistas, el spot de lencería de Victoria Secret, que de cara a San Valentín anuncia que "el verdadero juego está a punto de empezar". La cerveza Budweiser y los snack Doritos han vueltos ha ser fieles a esta cita deportiva y tampoco han defraudado a los millones de espectadores de la Super Bowl. Lo que está claro es que estos anuncios buscan sobre todo llamar la atención y son para la audiencia casi igual de importantes que el resultado final del encuentro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios