Baldo Toscano. Director de producción de programas de Telecinco

"Estamos en una TV libre y asumimos el riesgo en 'Sálvame"

  • Telecinco afianza su liderazgo de audiencia con el gancho añadido de 'Gran Hermano VIP'. Toscano admira el esfuerzo de los jóvenes cineastas andaluces.

Comentarios 3

De su Isla Cristina natal al despacho en Fuencarral de esa gran factoría de entretenimiento que es Mediaset, con Telecinco en cabeza. Baldo Toscano, directivo durante una prolongada etapa de Canal Sur, es el responsable de la producción de programas de la cadena líder entre la audiencia española. Perfeccionista y exigente, como bien saben sus muchos alumnos de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, asiste entusiasmado al momento dulce de los profesionales del cine andaluz.

-Los nombres que han triunfado en la reciente gala de los Goya los conoce desde que despuntaban con su talento...

-Unos cuantos de ellos fueron mis alumnos y sabía de sus posibilidades y sé del esfuerzo que han hecho para que este éxito no haya surgido de la casualidad. Julio de la Rosa, Alfonso Sánchez y el propio Alberto Rodríguez fueron alumnos míos... Manuela Ocón. Hay muy buenos profesionales y técnicos en el panorama. Era gente que había que ayudar porque había ganas de hacer cine de calidad en Andalucía. Era una pasión que había que alimentar. La dualidad de trabajar en una televisión pública y 18 años como profesor me permitió descubrirlos y animarles. Muchos de ellos son ahora amigos y les eché una mano todo lo que pude. Han luchado mucho para hacer cine en este país.

-Mediaset, que es más que Sálvame o Gran Hermano, también ha sido un actor de este empuje.

-Esta casa tiene mucho que ver con esa reconciliación del público con el cine español a través de Ocho apellidos vascos. Espero que ese camino de amor continúe. Esta es una generación que ha eclosionado después de muchos años trabajando. Proceden de las aulas, aupados por Gervasio Iglesias y José Sánchez Montes batallando. Lo de los Goya ha sido la confirmación de ese talento andaluz.

-¿La TV ha salvado al cine?

-El cine necesita de la televisión para financiar y sobre todo para la promoción y lanzamiento. Los americanos precisamente hacen esto muy bien. Desde siempre.

-Volviendo a la pantalla de casa ¿Les ha sorprendido, en verdad, la repercusión de este Gran Hermano VIP?

-Ha sido un éxito de casting, de producción, de diseño de las pruebas. Un gran trabajo de la productora Zeppelin. Gusta a más de 4 millones de espectadores, con cuotas de otra época. Estamos orgullosos. Y también del éxito de Pasapalabra, porque T-5 es una televisión en la que tenemos de todo. Estrenaremos en breve la tercera edición de La Voz, con novedades que incorporamos al formato y un renovado equipo de coaches…

-¿Ha sido fundamental la novedad de Alejandro Sanz?

-Por su personalidad es un líder. Es grande como compositor e intérprete, pero es un tipo con una humanidad maravillosa. También va a ser un descubrimiento Laura Pausini. Y Malú y Antonio Orozco, ya asentados, siguen en su línea. De todas formas la principal materia prima de La Voz son las emociones y las propias voces. Se ha producido un aumento de nivel muy evidente en esta nueva edición.

-¿Una muestra de que en este país había más talento del que se podía sospechar?

-Eso se consigue al estar abiertos a la gente y, por tanto, abiertos al talento. En Telecinco nos movemos bien en el territorio emocional, en lo que es vida y verdad.

-No debe ser sencillo...

-Esto es como la cocina, puedes tener un buen producto y cocinarlo mal. La materia prima deber ser la verdad. Eso nos sucede con el reality. Sacamos lo mejor de la gente, su verdad, y por eso también surgen tantas cosas polémicas.

-¿Cómo han manejado los cambios en Sálvame a raíz del requerimiento de Competencia sobre la calificación por edad?

-Se dividió el programa en dos partes. En Sálvame trabajamos con materia prima de riesgo, pero hacemos el esfuerzo permanente para adaptarnos a los requerimientos. En el fragor de la batalla pueden suceder cosas porque esta es una televisión viva, con todos los riesgos de lo que puede surgir. En Telecinco llegamos algunos días a tener 14 horas en directo al día y pueden surgir cosas inesperadas o no deseables. Hacemos una televisión con vida. Estamos en una televisión libre, editorialmente hablando, y asumimos, con responsabilidad, ese riesgo.

-¿Cómo consigue Ana Rosa Quintana un liderazgo matinal que ya dura diez años?

-Por un equipo unido, al filo de la actualidad. Esa constancia se debe a la dedicación, sin bajar la guardia sobre lo que se demanda. El público es muy inteligente y debes saber qué tienes que hacer para mantenerlo. Tiene el mando y eso es un poder instantáneo. El esfuerzo en la TV debe ser permanente.

-¿Pero qué ingredientes son fundamentales para mantener un programa arriba tanto tiempo?

-En el caso de Ana Rosa es estar muy pegados a la actualidad. Un ejercicio constante con las ventanas abiertas. Y otra clave es contar con un buen equipo de colaboradores, de contertulios y de redacción.

-También el gancho de hablar de un reality, como el de ahora.

-Es importante que además de su rendimiento propio, como Gran Hermano VIP, sus contenidos nutran al resto de magacines.

-¿Y por qué otros programas de Telecinco, como Un tiempo nuevo, no terminan de funcionar?

-Eso forma parte del misterio de esta profesión, pero no cejamos en el empeño para que mejore sus resultados. Y seguimos confiando en una comunicadora como Sandra Barneda. En esta cadena siempre ha habido un prime time sobre actualidad en directo y creo debe seguir siendo así.

-¿Retomarán Hable con ellas?

-El late night lo tenemos ahora bien cubierto con la casa de Gran Hermano, por eso paramos temporalmente. Pero nos gusta hacer un ejercicio de late-night. Hay público para esos espacios y Hable con ellas regresará en primavera.

-¿Y no se está produciendo un delirio de sobreexposición de Belén Esteban en GH VIP?

-Cuando alguien lleva 15 años en primer plano y ha demostrado que es capaz de pasar por tantas vicisitudes siempre sabrá reinventarse. Esa empatía hará que el personaje siga en nuestra vida. Belén es un ejemplo de los 15 minutos de Warhol, pero ella lleva ya 15 años de fama. La cámara es lo que más desnuda y ella es así, de verdad. Como pasaba con los toros, la televisión genera división de opiniones y eso pasa con Belén.

-¿Mantendrán la isla en la parrilla que forma Robin Food?

-Con David de Jorge hicimos una apuesta por su personalidad. Hay que darle tiempo. El programa tiene un target comercial que nos gusta. Estamos pacientes y tranquilos. David es fresco, directo, sencillo...

-En breve estrenarán la miniserie Los nuestros.

-Es un ejemplo de esos contenidos pegados a la verdad. Va a gustar esta historia sobre una unidad especial del ejército español en un rescate en África. Es excelente.

-¿Seguirán ampliando su presencia en internet?

-Por supuesto, es importante la presencia de nuestras marcas en las webs del grupo. El equipo de Ana Bueno está haciendo un gran trabajo para que internet siga siendo un altavoz más potente de lo que se ofrece en el televisor. Para ser líder no se puede bajar la guardia. Nuestro consejero delegado dice que no trabajamos para la gloria, trabajamos para el éxito. Para ser el grupo de TV favorito hay que poner cariño, capacidad y esfuerzo. Y siempre pegados a la gente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios