"Telecinco no nos ha pedido otro 'Tomate"

  • Uno de los padres del programa del corazón más polémico sólo tiene ojos para 'La Caja', el nuevo éxito de su factoría

Al periodista Óscar Cornejo, las preguntas sobre la vuelta de Aquí hay tomate le boicotean el habla, … ¿cuándo regresa? ...le pinchan… ¿existe el encargo? ...mmm… le agobian igual que el peso de una roca en el pecho. Y las preguntas no son triviales, porque él es uno de los creadores del lenguaraz espacio, y Telecinco está como sacando agua a dos manos, después de la tormenta de fracasos de las últimas semanas. Las preguntas encajan. Encima la cadena participa en un 30% de su productora, La Fábrica de la Tele, la que fundó con Adrián Madrid, su álter ego. Pues nada, es decir El Tomate... y a Óscar, pum, le vuela la sonrisa.

-¿Es viable el regreso?

La cadena no les ha hecho ningún encargo, dirá. Ah, y que ellos nunca han producido este espacio de humor, entonces sólo eran los directores y a raíz del éxito, la cadena les propuso lo de la productora. Lo dirá antes de meterse en las tripas de LaCaja, otro éxito que acaba de salir de sus manos y que le sostiene la ilusión por las nubes. Esto va de gente con problemas y de psicólogos que les ayudan en un cuarto-cajón con pantallas. Esto es lo que hace que Óscar se embale con la determinación de un guerrero.

-La Caja venía con un buen padrino: la compañía Endemol se ha hecho con los derechos durante un año para distribuir el programa por 25 países, y todo antes de que se estrenara aquí...

-La verdad es que es sorprendente, nosotros hicimos un programa piloto este verano, ellos lo vieron en Ámsterdam y en menos de dos días decidieron firmar el contrato, cuando ni siquiera habíamos cerrado con Telecinco.

-¿Hacia dónde han mirado para hacer este reality?

-Hacia nosotros mismos.

-Pero si en este negocio todos copian: España Directo es un formato de Puerto Rico, Caiga quien caiga igualmente se trajo de Argentina,...

-Este sí es un formato original, fruto de estar durante meses pensando en algo diferente. Por eso Endemol lo ha comprado...

-Una terapia en la tele...

-Sí, las personas que intervienen no van a la televisión, sino a la consulta de un psicólogo.

-¿La gente que acude cobra?

-No, no, no, no. Es que no tiene nada que ver. La Caja es más que un programa de televisión, es una terapia real que al final ayuda a la gente. Es la televisión quien se adapta a la sesión de terapia y no al revés.

-¿Cuánto se ve de lo que pasa en esa caja?

-Pues sólo un 20%. Las sesiones duran hora y media con cada paciente y en televisión se ven 20 minutos. Pero sobre todo, y esto es muy importante, la persona que entra en la caja ha estado antes, durante un mes, con los psicólogos.

-Aunque sólo se han visto dos entregas, (martes a las 00:30) ¿cuántas personas han pasado ya por el programa?

-Unas treinta personas...

-¿Y qué tal el resultado?

-Pues este es el programa que más satisfacciones personales y profesionales me está dando. La Caja ayuda a gente, lo he visto, y por eso me da igual si caen críticas.

-Que por supuesto han caído...

-Sí, pero están basadas más en el prejuicio que en el programa. El problema aquí es que no puedes enseñar todo lo que sucede en la caja, y entonces pues hay quien piensa que en diez minutos queremos solucionar fobias.

-Pero ustedes están acostumbrados a la críticas. Después de 'Aquí hay tomate'...

-Sí, claro, pero de verdad que este proyecto es diferente.

-¿Qué otros realities tiene en mente?

-¿Realities?

-Como la telerrealidad lo acapara todo...

-Tenemos cosas en mente, pero no de reality. Ahora estamos muy con La Caja y hasta que no se estabilice no nos pondremos a hacer otras cosas...

-¿Y si no es con otro reality, con qué tiene pensado sorprender?

-Mmm.

-Venga...

-Estamos pensando en algo de animación...

-¡No puede ser! ¿prueba ahora con contenidos para niños pequeños?

-Animación para adultos, y ya si que no le digo más.

Si no es del futuro, pues del pasado...

-¿No le parece que se están agotando la ideas y se está volviendo a los programas del pasado?

-No. En la televisión las historias siempre son las mismas: siempre se habla de la vida de la personas, la diferencia está en cómo contarlo, así es como evoluciona la televisión.

-Pues ustedes en La Noria han recurrido a la figura del narrador para contar las historias, y eso tiene muchos año encima...

-Que el objetivo sea una nueva forma de contar las cosas, no significa que siempre lo consigamos. El Tomate sí representó una nueva manera de contar las cosas, y Hormigas Blancas y La Caja. También El puzzle blanco. La Noria es un programa magacín en el que no hemos pretendido que sea la gran novedad.

-El Tomate era un Qué me dices más hiriente,...

-Más sinvergüenza.

-Que se topó con otro espacio más sinvergüenza aún: 'Sé lo que hiciteis', estan bien ¿no?

-Sí, estuvieron bien, pero ahora ya no les va tan bien porque no está El Tomate y porque ya no pueden usar imágenes de Telecinco, ahí demuestran que son un programa parásito.

-Por cierto, ¿en qué se equivocaron con Las gafas de Angelino?

-Bueno, fue un proyecto precipitado y que no funcionó.

-Pues nada, larga vida a La Noria y a La Caja, ¿no?

-Claro, claro. (Risas)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios