"Al tener los guiones de todos los capítulos puedes perfilar detalles"

  • La actriz da vida a la enamorada pareja del protagonista, Rubén Bertoméu (Pepe Sancho) y ahora se traslada a su Colombia natal para rodar una película sobre Simón Bolívar

En Crematorio es Mónica, la pareja del protagonista, del siempre siniestro Rubén Bertomeu. Es de los pocos vértices de la trama absolutamente sinceros, buscando un lugar entre las selectas amistades de su esposo. En los episodios que hoy emite La Sexta se conocerá de dónde procede Mónica. Su intérprete, la colombiana Juana Acosta (Cali, 1976), es más que conocida. En las últimas temporadas ha participado en la serie internacional Carlos, que también emitió Canal +, y también forma parte de Hispania, de la que se ha grabado la resolución de la historia de Viriato.

-Una serie tan notable como Crematorio, de Canal +, era necesario que se programara en abierto, en La Sexta, aunque los resultados de audiencia no sean espectaculares…

-Es importante que un proyecto  tan diferente como Crematorio, que nació para una cadena de pago, también se pase en abierto y ver cómo engancha a un público heterogéneo.

-¿Y fue muy diferente trabajar en esta serie frente a otras?

-Sí, Crematorio es una serie de sólo 8 capítulos, sin opción a alargar la historia. Me gusta ese formato para trabajar a fondo el personaje, porque tienes los guiones completos desde el principio. Grabamos los ocho capítulos a la vez, como si fuera una película de ocho horas. Yo empecé grabando escenas del capítulo siete y eso requiere una concentración que motiva.

-Junto al reconocimiento de los premios, ¿cómo nos convencería de la calidad de Crematorio?

-Es de lo mejor que en cuanto a guión he visto en televisión en España. Es una adaptación magnífica de una novela complicada y una  cuenta con una fotografía delicada y realista. La grabación fue de muchos  meses, de un trabajo muy minucioso y que se cierra por completo con la última escena.

-Su personaje parece que también cuenta con dobleces, como si su amor por Rubén Bertoméu tuviera intereses ocultos, como los demás...

-Los personajes se van presentando con cuentagotas y mi papel se entiende perfectamente en el capítulo 7, el lunes próximo. Mónica también juega con ambigüedades, es ambiciosa, pero ella está enamorada del poderoso Rubén, que tiene 35 años más que ella. Él le da a ella la seguridad. Ella le da a él la juventud. Mónica pronuncia una frase que la resume: "a mí no me gusta por su dinero, sino porque sabe ganarlo".

-Y haciéndose querer por una familia que la rechaza.

-Es la constante de mi personaje. Por esto, al tener todos los guiones, desde el primer capítulo al último, puedes perfilar mejor todos estos detalles de la personalidad.

-Y ser la pareja en la ficción de Pepe Sancho también es una fuente de aprendizaje...

-Se aprende mucho al lado de Pepe. Es un regalo porque es una persona muy generosa.  También se trabajó muy bien gracias a Jorge Sánchez Cabezudo, que es un gran director.

-Sánchez Cabezudo también la dirigió en capítulos de Hispania ¿Cómo ha sido el remate de esta serie antes de la continuación de Imperium?

-Hispania ha sido  una experiencia dura y fascinante. Como hispana mi personaje se queda en la historia de Viriato, no se traslada a la Roma de Imperium.

-Ahora usted se debe trasladar de nuevo a su tierra, donde empezó a ser conocida por protagonizar telenovelas.

-He grabado un capítulo  de Los misterios de Laura y voy a rodar la película Libertador, sobre Simón Bolívar. Voy a interpretar el último amor del general,  Manuela Sáenz. Es una heroína y ya desde pequeña me hacía ilusión darle vida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios