Ana Rosa Quintana

"Me motivan todos los proyectos nuevos porque soy bastante kamikaze"

  • 'El programa de Ana Rosa' renueva para cumplir su octava temporada, siete años ya de los que la jefa de la productora Cuarzo hace un resumen positivo aunque es consciente de que durar tanto es una excepción.

Comentarios 3

Ana Rosa Quintana no necesita presentación. Periodista, comunicadora y empresaria desde que en 2001 montó con su hermano su propia productora, Cuarzo, lleva siete años como reina de las mañanas televisivas con su espacio, El programa de Ana Rosa, que acaba de renovar en Telecinco para cumplir su octava temporada a pesar de que la audiencia hubiera comenzado a flojear. Durante su trayectoria ha trabajado como corresponsal en Nueva York, presentó informativos en TVE y luego se pasó al magacín. Conocía bien la radio, pero ahora conoce la televisión como la palma de su mano. Sabe que los espectadores mandan y que el desgaste de los formatos resulta inevitable.   

-He leído en alguna entrevista suya que califica de "milagroso" que su programa se mantenga líder de audiencia en las mañanas después de siete años ¿Habrá 'Programa de Ana Rosa' para rato, mientras dure el éxito?

-Me da hasta un poco de miedo tanto éxito. Que un programa dure siete años en la televisión actual no es habitual. Además, tenemos muchísima competencia en las mañanas. Pero soy consciente de que en televisión hay un desgaste brutal de los formatos, se queman. Que termináramos la temporada anterior me pareció increíble, renovar ya ni le digo... Por eso lo que yo pido ahora es "virgencita, virgencita, que me quede como estoy".

-¿Habrá novedades entonces en el programa?

-Este tipo de espacios son como el  blandiblub, nos estamos renovando diariamente porque nos lleva la actualidad. El propio espacio aúna cuatro o cinco distintos en las secciones de política, información, actualidad rosa... De momento esta temporada hemos hecho dos fichajes nuevos: Nagore y María Patiño. De la primera puedo decir que se ha convertido en una experta en realities. María empezó a trabajar conmigo, así que qué puedo decir. Ahora se acabó DEC y la hemos contratado porque es muy buena profesional, con una personalidad muy marcada que todo el mundo conoce  ya.

-Imagino que a lo largo de estos siete años le habrá ocurrido de todo en el programa, ¿no? ¿Cuál ha sido el momento más duro?

-Ha habido algunos, sí. Sobre todo cuando se abordan temas que competen a menores, como el caso Marta del Castillo. Con sus padres y sus abuelos hemos vivido

momentos muy duros. Instantes en que te entran ganas de llorar, otros en los que la rabia te corroe.

-Y también habrá habido buenos momentos...

-Claro. Lo más emotivo es la labor solidaria que realizamos gracias al programa. Yo soy una persona muy emotiva y me cuesta controlarlo cuando se tratan temas así, pero... estoy orgullosa del colegio que hemos hecho en Nicaragua, de la labor en Haití, de todo. También ha habido momentos divertidos, sobre todo los ataques de risa con Max  (Maxim Huerta). Crear un equipo y confiar en él es un respaldo enorme. Y en eso, somos un diez.

-¿Qué ha cambiado en estos siete años en el programa?

-Muchas cosas. Hay más inmediatez, las conexiones en directo están a la orden del día. Por ejemplo, nosotros hemos dado en directo todo el juicio de Marta del Castillo.

-Dicen que hacer directos 'engancha' mucho...

-Sí, es cierto. Pero también tiene más riesgos. No hay tiempo para la reflexión ni para la elaboración de la información. Exige un nivel de atención y de concentración mucho más alto.

-Lo cierto es que la tele en general ha cambiado mucho. Hoy tenemos los nuevos canales que llegaron con la TDT o la actual crisis publicitaria.

-Sí, con la crisis de la publicidad y de las televisiones autonómicas hemos vuelto al escenario de hace unos años: tres cadenas importantes se reparten el mercado. Hemos dado varios pasos atrás. La llegada de la TDT no afectó tanto. Hay más canales pero pertenecen a las tres cadenas grandes, y ya está.

-Ha trabajado en informativos, magacín, radio, televisión por las mañanas, las tardes... ¿Qué le queda por hacer a estas alturas?

-La noche. Lo digo muy en serio, me quedan muchas cosas por hacer. No me dan miedo los cambios. El que tiene miedo al final no hace nada. Y yo soy una persona arriesgada. Me encantan los proyectos nuevos porque soy bastante kamikaze.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios