La naturaleza de Félix

  • La 2 recupera a partir de este lunes por la tarde la serie 'El hombre y la tierra'

Fue la primera estrella de la televisión matinal en España, allá por 1968, cuando se creó la efímera Televisión Escolar. Una programación tempranera que se ideó para llevar los televisores a las mismas aulas, siglos antes de que Zapatero se empeñara en poner un ordenador delante de cada hermano pequeño de los ninis. Félix se convirtió en El Amigo de los animales en aquel programa experimental que no terminó de convencer a los docentes. Unos pocos años antes aquel adusto ornitólogo, de impecable prosodia, maravilló al entrevistador Joaquín Soler Serrano y a un público de TVE que aún creía firmemente que las águilas eran dañinas "aves de rapiña". Félix Rodríguez de la Fuente (Poza de la Sal, Burgos, 1928) fue un ecologista pionero que junto a su faceta divulgadora en los medios (no sólo en la televisión) intervino en foros de diverso calibre para defender a los depredadores ibéricos, a lo que una desafortunada legislación animaba a diezmar. Su sapiencia en la cetrería le abrió las puertas de despachos y de palacios.

De sus apariciones en la Televisión Escolar y en programas como Fin de semana, el naturalista que por obligación paterna inició su carrera profesional como simple estomatólogo, comenzó a rodar sus primeros documentales. Esas primeras experiencias dieron paso a su primera serie, Fauna, convertida en una enciclopedia que se comercializó hasta bien poco, para seguir con Vida salvaje, Animalia, y Planeta Azul, que entre 1971 y 1973 se emitió estelarmente los sábados por la tarde.

La 2 recupera mañana, de lunes a viernes a las siete y media de la tarde, el gran trabajo de Félix en TVE, la serie El hombre y la tierra (1974--1980), que durante 130 capítulos recorrió inicialmente la fauna venezolana para centrarse en la fauna ibérica y acabar de forma truncada, con el accidente de avioneta del 24 de marzo de 1980, en Alaska. Los últimos 13 capítulos fueron sobre la fauna norteamericana. La muerte mutiló el ambicioso proyecto de Rodríguez de la Fuente, aunque sus sucesores, familiares y profesionales, han ido manteniendo su labor en una España que cambió su concepto del medio ambiente gracias a El hombre y la tierra. La característica banda sonora de Antón García Abril forma parte del patrimonio sentimental de los españoles, junto a la subrayada narración de aquel protagonista de la elegía de merengue de Enrique y Ana. Los colaboradores de Félix admiten que los animales de los documentales eran "troquelados", criados en semicautividad, pero que mantenían sus instintos para surgir auténticos ante el objetivo. Con los medios de aquellos tiempos, había que fabricar la 'vida real' de una naturaleza que era esquiva ante las cámaras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios