De padres a hijos

  • Las series de animación que triunfaron en los 70 y 80 siguen echando un pulso a los dibujos más consagrados del momento.

Comentarios 12

Llegaron con los primeros televisores en color a la única cadena del momento, TVE, y a día de hoy todavía siguen encontrando un hueco en la programación infantil de cadenas como Boing o Canal Sur 2.

Las primeras series de anime que llegaron a España a mediados de los 70, como Heidi, Marco, La Abeja Maya o Vickie el vikingo encontraron un sitio privilegiado en la parrilla de los fines de semana, sobre todo en la sobremesa. Tras ellos, a principios de los 80, casi siempre de la mano de la productora Nippon Animation en colaboración con otras compañías como la española RBR Internacional, llegaron otras no menos populares, como D'artacán y los tres mosqueperros, David el Gnomo o La vuelta al mundo de Willy Fog.

Los niños de entonces, hoy convertidos en padres, ven con sorpresa cómo en una televisión casi a la carta los más pequeños siguen eligiendo y sorprendiéndose con las historias de sus héroes animados. Pero la sorpresa es recíproca, ya que, a su vez, los niños miran de reojo a sus padres cuando éstos entonan sin dudar la melodía de cada una de estas series. Y es que aquellos personajes han sabido convivir con los dibujos más consagrados del momento, echándole un pulso en cada reposición a los Bob Esponja y las Doras exploradoras de cada época.

Ha pasado algo similar con Los Pitufos, la exitosa serie de la factoría de Hanna Montana basada en los dibujos de Peyo que se hizo popular en España a principios de los 80 y que el pasado año vivió una nueva época dorada con la producción cinematográfica que combina imágenes reales con recreaciones digitales. En Boing, el canal infantil del grupo Mediaset, esos personajes "azules, simpáticos y alegres" han vuelto a tener recientemente su momento de gloria.

Un capítulo aparte merecen los dibujos clásicos de Walt Disney, un referente para los niños de ayer y de hoy que siguen teniendo un lugar privilegiado en la cadena temática de la factoría Disney y que, a buen seguro, seguirán encandilando a las generaciones venideras con la misma fuerza que lo hicieron en sus primeros años.

De las series antiguas, una de las que no ha tenido en la actualidad el lugar que se merece es Mazinger Z, precursor de los dibujos manga, una serie que llegó a Televisión Española a finales de los 70 y que no llegó a emitirse de forma completa por tener muchas escenas violentas. Ni se imaginaban aquellos censores el giro que iba a dar la animación en las épocas posteriores, pues hay personajes actuales que dejan en pañales a aquel robot de las estrellas que a la menor de cambio lanzaba sus puños como arma de combate. Sólo Telecinco recuperó esta serie a principios de los 90 y le hizo un hueco en sus programas matinales, ésos que presentaba Leticia Sabater.

Ahora que el grupo Parchís ha anunciado su regreso a los escenarios y que los Cantajuegos han convertido en grandes éxitos las canciones de siempre, no sería de extrañar que, entre los muchos canales digitales que hoy tienen un sitio en el mando a distancia volvieran a encontrar un hueco destacado series de animación con las que hoy se siguen identificando varias generaciones de españoles como Comando G, Rui el pequeño Cid, Candy Candy , Dragones y Mazmorras o las no menos conocidas ficciones de personajes reales como Pipi Calzaslargas, Orzoway o el delfín Flipper.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios