Para pasarlo de miedo

  • No es algo desconocido, pero cada vez son más las cadenas que apuestan por historias oscuras y sobrenaturales como 'Ángel o Demonio' o The walking dead'.

Comentarios 7

A los españoles le gusta ver la tele en familia entrada la medianoche. Práctica que, hasta hace bien poco, hacía que no se tuvieran muy en cuenta -sobre todo, en lo referente a las televisiones en abierto- espacios exclusivamente para adultos. Hablamos de series que incorporan lo sobrenatural, la intriga, el suspense y el terror. Aquellas juanis son una figura obsoleta, aunque queden por ahí, para las cadenas y han dado paso a personajes diabólicos, como demonios, espíritus, zombis o vampiros. El manido costumbrismo de la pequeña pantalla española ha sido relevado por las más terroríficas escenas apocalípticas, misteriosas y plagadas de efectos especiales.

Ahora, están en el candelero series como Ángel o Demonio; historia que en principio fue creada para Cuatro y que ahora  destaca en el prime time de los martes en Telecinco, con un guión novedoso para la ficción española. Un argumento parecido al que ya triunfara en los años 90 con Embrujadas, tres hermanas que con la ayuda de un libro tienen que proteger a todos los inocentes del mal que los acecha. La diferencia es que en la actualidad los seriales de temática oscura también se hacen y nacen a borbotones en España. Allende el charco es otra cosa. En los 80 y 90 se vivió en la televisión  norteamericana  un boom de historias  donde lo desconocido, lo extraño y lo oculto con elementos más allá de la realidad eran los ingredientes del éxito, con Expediente X como emblema. Títulos como la reedición de Más allá del límite -que contó con una primera edición en 1963-; Espectros de medianoche; En los límites de la realidad; Viernes 13, la serie; Un paso más allá; Poltergeist, el legado o la mítica del Canal 13 Ghost Story ( La Hora Macabra).  Buffy Cazavampiros llegó después, o la citada Embrujadas. Hubo una época en la que también gustó la fusión de terror y humor con algún que otro clan que ya forma parte del género como los famosos Adams o La familia Monster, en los 60. Poco antes vería la luz Alfred hitchcock presenta, primera serie de éxito internacional con el terror como protagonista, a finales de los 50.

A mediados de los 60 comenzó a tomar más cuerpo el thriller en España, un género hasta la fecha desconocido con Historias para no dormir, de Narciso Ibáñez Serrador, acopiando premios; y, ya en color,  El Quinto Jinete, un homenaje a los maestros del miedo;  o Cuentos y Leyendas. El terror era una género que estaba muy asentado en el Reino Unido, con ejemplos como  Tensión, en los años 70, o la revisión televisiva de las historias de la productora británica Hammer.

La tele da miedo, y más aún en la última década, cuando Estados Unidos es el horno en el que nunca se apaga de historias de este tipo, algunas de gran éxito como The Walking Dead, basada en un cómico, y que es todo un fenómeno  con el apocalipsis  de la mano de los zombies, así como Entre Fantasmas o True Blood, que revisa ritos y  estilos. En España, por su parte, no sólo han acertado los ángeles caídos de Ángel o Demonio, tenemos más asuntos paranormales en series como El internado o Hay alguien ahí, por citar solo algunas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios