Mari Carmen Sánchez. Candelaria en 'el tiempo entre costuras'

"Mi personaje es una segunda madre para Sira"

  • Nacida en Cádiz, su marcado acento canario se convierte en andaluz para esta serie. Participó en 'La voz dormida' de Benito Zambrano.

Comentarios 7

En el segundo capítulo de El tiempo entre costuras sorprendió con su vehemente personaje, Candelaria, la dueña de la pensión de Tetuán que acoge a la protagonista, Sira, y que la encamina a que se labre un futuro en el Protectorado. Mari Carmen Sánchez ejerce de canaria y nació en Cádiz, de ahí que se inspirara en sus recuerdos para sacar la esencia de la matutera en esta serie de Antena 3 que se ha convertido en el gran estreno de la temporada.

-En algún momento, tras dos años de espera, ya estaría dudando de que podría ver algún día en antena esta serie.

-No paras de pensar. Lo que estás deseando es que la vea el público. Y ha merecido la pena la espera. Estoy muy contenta.

-¿Estaba usted tan segura de este éxito?

-Sí, de verdad. Notábamos que estaba quedando muy bien. El equipo es tan magnífico a todos los niveles que estábamos convencidos de que la serie iba a funcionar.

-¿En qué percibía que estaban afrontando algo diferente?

-Por la calidad. Creo que el equipo estaba realmente muy unido. Tras tantos meses en Marruecos y tanto trabajo previo, no podía fallar.

-¿Cuánto tiempo estuvo en este rodaje tan prolongado?

-Estuve tres semanas en Marruecos, volví a Madrid, a las escenas de interiores que se grababan en Guadalajara, y de nuevo estuve otras dos semanas en Marruecos.

-¿Cómo consigue una actriz canaria hacer un acento andaluz tan logrado?

-Porque yo nací en Cádiz. En vedad llevo casi toda mi vida en Canarias, desde los diez años. Pero mi madre es del barrio Santa María, así que el acento de Cádiz lo tengo muy presente aunque ya no lo tenga en mi vida diaria. Poner el acento andaluz no es difícil del todo para un canario, pero en mi caso particular era muy sencillo.

-¿Se ha inspirado entonces en su madre para este personaje.

-Sí. Y para el deje, para las expresiones, me he fijado en mi familia, en mis amigos de Cádiz. En mi familia de Alcalá de los Gazules, que de allí es mi padre. De todas esas vivencia s he captado detalles de mi personaje, porque ella es una matutera del Campo de Gibraltar.

-Una mujer curtida y sufrida.

-Candelaria tiene muchos matices. Es una buscavidas, que sufrió malos tratos. Como ella había muchas en su época. Las matuteras eran las que trapicheaban con tabaco y se supone que Candelaria ha sabido salir adelante con su negocio y ahora regenta una pensión en la que acoge a todo el mundo, sin mirar ideología o pasado.

-Candelaria acoge a Sira incondicionalmente...

-Se convierte en una segunda madre. La acoge con generosidad, con cariño. En verdad como acoge a todos, pero en el caso de Sira sabe que tiene que ser una madre.

-¿Se mantiene su personaje a lo largo de los nueve capítulos restantes?

-Sí, a lo largo de la serie va acompañando a Sira.

-¿Y esa actitud de marimandona, como la escena de la mesa?

-Los de la pensión son como una familia, cada uno está allí por un motivo, y esa pelea en la mesa es un reflejo de la familia, de un país en guerra.

-¿Cómo llegó una gaditana a ser una actriz tan querida en Canarias?

-Mi padre se vino a trabajar a Canarias y nos vinimos todos. Yo me siento actriz desde que me conozco. He trabajado mucho en el teatro y lo de trabajar en Canarias a veces te obstaculiza para hacerte ver más en la Península. Es complicado, me ha costado años llegar aquí, para participar en películas como La voz dormida o esta serie.

-Y ahora llegó su oportunidad.

-La vida artística es una carrera de fondo y yo tengo mucho fondo. Estoy ahí, pendientes de cosas que surjan tras esta serie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios