Raquel Sánchez Silva. Directora de carrera de 'Pekín Express'

"Más que un programa, 'Pekín Express' es toda una lección de vida"

  • La presentadora resalta la dureza de esta nueva temporada, que arranca esta noche con la primera etapa de 'La ruta del dragón'.

Comentarios 5

Cuatro inicia esta noche una nueva aventura. Dicen que será la más extrema y difícil de cuantas se han disputado hasta el momento. Y así lo corrobora la presentadora del programa, Raquel Sánchez Silva, que afirma rotunda que los concusantes de la presente edición se han convertido para ella en "superhéroes".

"Sería muy difícil explicar con palabras lo dura que ha sido esta edición de Pekín Express para todos, pero sobre todo, para los concursantes. A todos, sin excepción, nos ha dejado el programa bastante tocados, tanto física como emocionalmente", explica la presentadora. Y así debe serlo, ya que en el decálogo que ella misma ha realizado durante el transcurso del concurso, la primera regla es: "Caminarás hasta caer de rodillas". "Sé que puede sonar muy duro, pero es que a medida que vayáis viendo esta edición, podréis ver que no he exagerado en absoluto", dice.

En la tercera temporada de Pekín Express, las diez parejas que se enfrentan a la 'Ruta del dragón' tendrán que atravesar  cinco países, dos más que en las ediciones anteriores. "Es la ruta de mayor acción y más exigente de cuantas hemos disputado. Los concursantes no tendrán tiempo a asimilar que están visitando un país cuando se disponen a abandonarlo. A veces, además, no sabrán siquiera dónde se encuentra el final de la etapa que disputan", matiza.

A pesar de estas dificultades, Raquel Sánchez Silva asegura que todos los participantes han demostrado una entereza impresionante. "En ningún momento han pensado en tirar la toalla. Quizá porque han sido seguidores de las dos temporadas anteriores, sabían la dificultad que entraña el concurso y, pese a que han sufrido mucho, se han mostrado predispuestos, en todo momento, a afrontar las dificultades y los retos marcados", dice al tiempo que puntualiza que en las expulsiones, "todas las parejas han llorado de pena al tener que abandonarlo, aunque también me han mirado fijamente a los ojos para decirme que nunca pensaron que la experiencia iba a resultarle tan dura".

El Pekín Express de este año comienza, por primera vez, sin la presencia de su presentadora. Los concursantes sólo saben que deben atravesar Vietnam, Camboya, Laos, Tailandia, Bankok e Indonesia, donde les espera el triunfo. Tienen por delante 45 días de aventuras y 13 etapas por descubrir. Como en las dos temporadas anteriores, afrontan cada jornada con un solo euro para comprar comida y no disponen ni de alojamiento ni de medio de transporte.

En esta ocasión, las parejas que se enfrentan al reto no tienen mucho en común. Así, en esta edición competirán por el triunfo una pareja de agricultores mayores de 50 años; dos solteras que rozan los 40; dos azafatos de vuelo;  dos hermanas vascas;  una joven pareja en paro;  dos primos de 58 años; un padre y una hija; un profesor y un alumno y una pareja sevillana que llevan juntos desde los 15 años. Además, como en años anteriores, también participa una pareja formada por desconocidos.

"Nos han demostrado que toda persona lleva dentro un superviviente. Hasta el que a priori se considera más débil, termina demostrando que tiene dentro un aventurero", dice Raquel Sánchez Silva mientras puntualiza que estas diez parejas han sido elegidas de un casting al que se presentaron más de 80.000 personas (40.000 parejas). "En los casting hemos ido con cautela porque siempre piensas que te puedes equivocar a la hora de elegir a los candidatos, pero la gente que se ha presentado ha dejado claro que tiene muchas ganas de afrontar estos retos y, con gente así, es difícil equivocarse", puntualiza la presentadora. "A medida que transcurre el programa, los concursantes van cambiando; se transforman en cada etapa y se hacen cada vez más rápido con la carrera, hasta el punto de llegar a dominar un país en sólo una noche".

No quiere desvelar secretos de la nueva temporada, aunque adelanta que la primera etapa, donde los concursantes comienzan el juego sin la presencia de la presentadora, la segunda ruta por Laos y la semifinal serán algunas de las jornadas más apasionantes. "No podría quedarme con ninguna porque todas tienen algo especial, aunque si tuviera que elegir sólo un país de los que hemos visitado te diría sin dudarlo que me quedaría con Laos por la cordialidad de sus gentes".

En cuanto a la respuesta que dará el público, Raquel Sánchez Silva confía en poder superar la audiencia elevada de años anteriores. "Estoy segura que la familia de Pekín Express seguirá creciendo esta temporada", dijo. Y añadió: "Más que un programa es una lección de vida; una manera de aprender a valorar lo que tienes que todos deberíamos tener en cuenta".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios