"Las relaciones de los chicos con sus madres son de alto voltaje"

  • La presentadora asegura que el 'docurreality' de Cuatro es una "caja de sorpresas" que no dejará indiferente a la audiencia

Comentarios 3

Va camino de convertirse en la casamentera oficial de Cuatro. Primero ayudó a los granjeros a buscar esposa, luego se puso al frente Tienes un minuto, un programa de búsqueda de pareja exprés, y ahora toma las riendas de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, un docurreality que se estrenó con éxito la semana pasada y que bebe de las mismas fuentes que el de los granjeros, aunque en esta ocasión las aspirantes serán miradas con lupa por sus futuras suegras.

-¿Qué tiene Luján que todos la buscan para encontrar pareja?

-(Risas) Deben haberme notado que me gusta mucho un casorio y un noviazgo. Me encanta que la gente sea feliz y encuentre el amor y, como con los granjeros nos ha ido tan bien, han decidido que este programa siga su estela.

-Pero los perfiles de estos candidatos en poco se parecen a los de los granjeros, ¿no?

-En nada. Los modos de vida de los granjeros y los de los chicos de este programa no se parecen en nada, pero en el fondo tienen la misma materia prima, son hombres que buscan el amor. Aunque en ¿Quién quiere casarse con mi hijo? las madres tendrán un papel muy importante.

-¿Ha notado que los chicos se comportan de distinta manera cuando están delante de sus madres que cuando están a solas con las chicas?

-Algunos sí, pero otros tienen una relación tan estrecha con su madre que dejan muy poco lugar a la improvisación. A pesar de ello, en el programa habrá un lugar importante para las sorpresas.

-¿Y qué es lo que más le ha sorprendido de los concursantes?

-Sobre todo, la relación que mantienen con sus madres. Me ha sorprendido cómo las madres pueden influenciar tanto en sus hijos. Tanto yo como la gente de mi entorno nos hemos quedado perplejos con lo que pasa en este reality. Son relaciones muy intensas, yo diría que de alto voltaje. Nunca me imaginé que una madre pudiera llegar a sufrir tanto por la decisión de un hijo. Al fin y al cabo, si se equivoca y le va mal, lo terminará dejando. No sé por qué sufren tanto.

-¿Cómo definiría a las madres de los candidatos?

-Sin dudarlo, diría que todas, sin excepción, son madres coraje y eso que sus perfiles son totalmente diferentes.

-¿Sería posible hacer un reality del mismo corte pero con chicas acompañadas de sus padres?

-¡Uy, qué reto! Sería algo curioso, aunque quizá no daría tanto juego como con las madres. ¡Es que son tremendas!

-¿En alguna ocasión ha visto cómo las madres la tenían a usted como la candidata perfecta para su hijo?

-Eso sucede siempre. Casi todas me dicen que yo soy el tipo de mujer que buscan para sus hijos. Pero no creo que sea verdad. Lo entiendo como un cumplido, como un halago más que como otra cosa.

-¿Qué es lo que le va a gustar más al público de este nuevo reality de búsqueda de parejas?

-Creo que gustará porque es un programa diferente. Cuando propusieron el formato lo tomamos con algo de excepticismo porque creíamos que en estos programas todo estaba inventado y somos muy exigentes con nosotros mismos. Siempre pedimos más. Pero lo cierto es que nos hemos quedado perplejos y estoy convencida de que a la audiencia le pasará algo similar. Habrá muchos momentos divertidos y otros terribles pero a la vez muy buenos. Me he reído mucho con las ocurrencias de los concursantes y de sus madres y espero que al espectador le pase lo mismo. El programa es una auténtica caja sorpresa.

-El estreno ha sido bastante positivo, a pesar de que competía con una serie de peso como es Crematorio.

-Tal y como está actualmente la televisión, creo que todos los días son complicados. Ya no hay días más fáciles que otros. Creo que habrá sitio para todos. Las cartas están sobre la mesa, ya cada uno tendrá que hacer lo que pueda.

-¿Será éste su último programa como celestina de Cuatro o está pendiente una nueva remesa de granjeros que buscan el amor?

-Espero que muy pronto empecemos a buscar a nuevos granjeros porque la verdad es que es un programa que ha gustado a la audiencia. Ahora acabamos de terminar de grabar la segunda edición de Hijos de Papá, un docurreality que será emitido próximamente, y espero que Cuatro me siga dando trabajo por mucho tiempo en programas de este tipo en los que me lo paso en grande. Aunque otro concursito del tipo de Password tampoco vendría mal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios