No me vendas la moto

El problema cuando se crea una gran expectación con una serie es que el resultado suele ser decepcionante. Y algo así ha pasado con House of lies. La nueva comedia de Showtime está protagonizada por Don Cheadle, que ejerce del líder de un equipo de asesores empresariales que mienten y embaucan como pueden para conseguir lo que quieren.

Un reflejo satírico del mundo de los negocios que podría haber dado mucho juego pero que se ha quedado a medio camino. La historia y sus personajes tenían bastante potencial, sin embargo salvo a Marty (Cheadle) y Jeannie (Kristen Bell) poco sabemos de los otros componentes del equipo que sólo destacan en uno o dos gags. Ben Schwartz, el divertidísimo Jean-Ralphio de Parks and Recreation queda en un segundo plano, una pena ya que parecía que por fin este actor iba a destacar como se merecía.

Aunque no es una mala serie (tiene una buena producción y un elenco más que respetable) no consigue sorprender y a la hora de captar audiencia, no vale sólo con una historia interesante, además hay que ofrecer algo que innove (y romper la cuarta pared ya no puede considerarse innovación) porque actualmente nos encontramos ante una época de saturación de series (sobre todo en EEUU) y a pesar de que cada cual puede verlas cuándo y cómo quiere, el tiempo sigue siendo una prioridad para los espectadores y no lo quieren perder.

Al tratarse del primer episodio, tampoco hay que pasarse con House of lies, ha pasado en numerosas ocasiones que una s ficción ha parecido un fracaso en el piloto y ha avanzado horrores a partir del segundo episodio, e incluso más tarde. Aunque no todo iba a ser pegas, a su favor tiene a su protagonista que es carismático y está muy bien definido. También los apuntes que han ofrecido sobre el personaje de Jeannie dan a relucir el potencial de esta chica que además cuenta con el favor de estar interpretada por una de las actrices más queridas de la audiencia, Kristen Bell que se ganó a muchos en su día en la serie Verónica Mars.

En el terreno argumental sí que hay que poner una pega y es que la historia profesional no consigue atrapar como debiera, sobre todo porque se supone que va a ser la trama central de la serie, pero la inclusión de la historia familiar de Marty con su hijo que se viste de niña y sus malas dotes como padre, sí que ofrecen un tema interesante. Curiosamente, como los protagonistas que se dedican a vender la moto a las empresas, parece que la cadena ha hecho lo mismo con la serie, con sus pequeños tráileres y alguna que otra imagen, poco han dicho de qué iba la serie y la gran mayoría de los espectadores se han dejado guiar por Cheadle y la buena de Bell.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios