Un Barrera grande ante una grandiosa corrida de Joselito

  • El diestro sevillano cortó una oreja a cada uno de sus toros · El Fandi se lleva una oreja en su segundo toro · Rivera Ordóñez 'Paquirri' se marcha de vacío

GANADERÍA: Toros de El Tajo y La Reina, de gran juego y un remiendo de La Campana, descastado. TOREROS: Rivera Ordóñez 'Paquirri', silencio tras aviso en ambos. Antonio Barrera, oreja y oreja. David Fandila 'El Fandi', saludos y oreja aviso. Incidencias: Plaza de toros de Illumbe. Un tercio de entrada.

El mejor Antonio Barrera salió en San Sebastián a hombros tras lidiar una bravísima y gran corrida de El Tajo y la Reina, propiedad de Joselito y Enrique Martín Arranz, cortando una oreja a cada ejemplar de su lote, dos toros de altísima nota, uno por su bravura torrencial y otro con gran profundidad, de La Reina. La primera llegó de un bravísimo toro, de nombre Juguete, después de ser cogido en el inicio de faena cuando el toro, muy ofensivo, se le arrancó con fuerza y no le dio tiempo a sacar la muleta para un cambiado, punteando el glúteo. ¡Se repuso el torero, con la taleguilla desgarrada, y ligó una serie por bajo. Ese fue el secreto de la faena, el tratar de someterlo siempre. Y lo hizo Barrera en una faena explosiva, llevando cosido el caudal de bravura de Juguete, sin duda, uno de los toros del año. La faena fue a más, y aunque por el izquierdo no tuvo la misma intensidad, el cierre por manoletinas le dio emoción. Sin embargo, la espada se fue baja y Barrera dejó con eso una de las dos orejas en el camino. La ovación al toro fue antológica. Pero Tuduri, poco aficionado, no le dio la vuelta al ruedo.

El quinto fue otro toro de lío gordo. Con menos temperamento pero más produndidad, sobre todo por el pitón derecho, sirvió el triunfo en bandeja después de emplearse en dos fortísimos puyazos. Pero el de La Reina se vino a más, llegó de largo y tomó las telas siempre por abajo. Barrera quiso en una faena en la que contó, por encima de todo, su actitud. Aunque el sevillano no volvió nunca la cara, la faena terminó perdiendo intensidad antes de matar de otra estocada baja y pasear otra oreja. El toro, como el segundo, recibió otra fortísima ovación. Y Barrera sacó a saludar a Joselito con justicia.

El primer toro de Rivera fue muy encastado. Nunca llegó a entregarse en la muleta, como Paquirri no lo hizo con ella. Demasiado por fuera y sin echársela de verdad, no fue capaz de someter las oleadas. La ovación, en este caso, fue para el toro. El cuarto tuvo menos fondo, y aun así le pegaron de lo lindo en el peto. Rivera protagonizó después una faena larguísima y de escaso argumento.

En tercer turno soltaron un remiendo de La Campana, muy bajo de raza. El Fandi -espectacular en banderillas con su lote-, lo saludó con una larga, estuvo animoso con los palos, pero la faena no pudo prender arriba. El postre a una gran corrida llegó con el sexto, un toro de El Tajo muy bravo, con gran clase por los dos pitones. El Fandi llegó arriba con sus ganas pero el toro terminó imponiéndose. Fandila buscó llevarlo siempre por abajo y cuando lo hizo subió enteros la faena y vibró la plaza. Con la zurda lo llevó más a media altura y también más templado, pero la labor no mantuvo la intensidad. Pinchó antes de rematar de una buena estocada. Aunque el toro se tragó la muerte, paseó una oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios