Castella corta dos orejas en La México

  • El diestro francés desoreja al segundo toro por una faena medida · El Payo, cogido aparatosamente, consigue un trofeo

GANADERÍA: Toros de San Isidro; al segundo se le dio la vuelta al ruedo en el arrastre. TOREROS: Uriel Moreno 'El Zapata', silencio tras dos avisos y pitos tras aviso. Sebastián Castella, dos orejas y palmas tras aviso. Octavio García 'El Payo', pitos tras aviso, oreja y ovación. Incidencias: Plaza Monumental de México. 18.000 espectadores.

El diestro francés Sebastián Castella cortó dos orejas y el mexicano Octavio García El Payo una en la corrida celebrada en la Plaza México, en la que Uriel Moreno El Zapata tuvo una actuación anodina.

En una tarde espléndida, tibia, sin viento y con buen ambiente y una entrada calculada en unos 18.000 espectadores, se lidiaron siete toros, uno de regalo, del hierro de San Isidro, de bonitas hechuras en la que destacó el segundo con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Al primero le faltó un puyazo y terminó áspero, con violencia; el tercero, cuarto y sexto, dejándose, deslucido el quinto y el de regalo cumplió sin excelencias.

El Zapata tuvo una tarde anodina. Pasó sin picar al primero, que terminó violento y de corta embestida; anduvo sin plan y mal con la espada. Fue arrollado en dos ocasiones sin consecuencias. Con el cuarto tampoco estuvo templado y realizó una faena de aliño.

Castella, con el segundo, estuvo torero y artista. Trasteo medido, justo, dándole a la res su distancia y sitio y ligando las series perfectamente. Con el público entregado, concluyó de estocada y fue premiado con las dos orejas. El quinto fue el menos propicio, sin raza, deslucido y el galo estuvo por encima del astado, pero mató mal y escuchó un aviso y palmas.

El Payo, con el tercero que más se dejó, sin estar mal, hizo unas pausas entre serie y serie que terminó por no interesar, al no haber uniformidad. Mejor con el sexto, en el que logró sus mejores momentos y la res le prendió dos veces sin consecuencias. Lo mató de magnífica estocada. Oreja con protestas. Con buena actitud regaló un sobrero que hizo séptimo. De salida, el toro lo prendió en los medios de fea manera. Siguió en plan valiente y el astado se vino a menos. Mató pronto y fue ovacionado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios