Cebada Gago se apunta la primera salida a hombros de la temporada

  • El mayoral Manuel Flor salió por la puerta grande de la plaza francesa de Saint Martín de Crau el pasado domingo por el buen juego de un importante encierro criado en 'La Zorrera', de Medina Sidonia

Manuel Flor, mayoral de la ganadería de Herederos de José Cebada Gago, hierro que lidió el domingo en la plaza de toros de San Martín de Crau (Francia) una importante corrida, cuyo triunfo se refleja en su salida a hombros de la plaza, declaró que "el toro en aquel país bien vale el esfuerzo que a veces no se reconoce en España".

El mayoral, el primero esta temporada que sale a hombros de una plaza de toros, alude a las crónicas que hablan de "una magnífica corrida, por presencia, casta, movilidad y fondo", que en definitiva es lo que pide el público y la afición.

Y aunque no hay duda del reconocimiento, por la vuelta al ruedo en el arrastre a un toro, sexto de la suelta, y el trofeo "al mejor encierro" que recogió él mismo al término de la corrida (era la última de la feria), Flor deja entrever un resquicio de malestar por alguna información que, en su opinión, "trata de contar las cosas de otra manera, seguramente con ánimo de restar méritos a la corrida".

Se refiere el mayoral a la estereotipada definición de "juego desigual" que a veces se emplea en los medios para catalogar el comportamiento de los toros, y que en este caso "disimula la verdadera importancia que tuvo la corrida".

"El primero de la tarde humilló, y desplazándose por el derecho; el segundo fue exigente, para un torero muy puesto; el tercero, bravo, fue un espectáculo en los primeros compases de la faena, aunque reconozco que le faltó final, duró menos de lo esperado; el cuarto, fundamentalmente noble, tuvo calidad, lo que se dice un toro con clase, con el que López Chaves estuvo extraordinario, pero sin espada; lució buen estilo el quinto, repitiendo; y el toro de la corrida, el sexto, noble y con transmisión", que fue el que recibió los honores de la vuelta al ruedo.

Así vio la corrida el mayoral, que rechaza de plano lo de juego desigual. "Dicho así, sí. Pero si lo dejan en juego desigual, o juego variado, parece otra cosa. Y fue un pedazo de corrida, ¿estamos de acuerdo? Por eso también el reconocimiento de la vuelta al ruedo al último. La gente quería un premio grande para el buen conjunto. Los mismos matadores y sus apoderados me dijeron, muchas corridas como ésta".

La corrida, muy variada de pelaje, pues hubo cuatro toros castaños, un negro y un mulato chorreao, la corrida "resultó también brava, muy brava en el caballo. Tres puyazos a cinco toros. Y el tercer puyazo desde el centro de la plaza o algo más, como si fuera una corrida concurso".

"El público en pie ovacionando a los toros en el caballo, fue algo emocionante, la virtud de la bravura, que hay que valorarla por encima de todas, pues en esta plaza se tiene muy en cuenta el primer tercio y en consecuencia se juzga a partir de ahí a los toreros. Y con estos datos ya se valora lo que ha sido el desarrollo de la corrida. Ahí está el secreto y la grandeza del toreo en Francia", recalca el mayoral.

Y a propósito, aparte de la satisfacción por el triunfo "ante aquella afición", el representante del hierro de Cebada Gago no disimula su anhelo porque "corridas como ésta nos hacen falta en las plazas de toros de España. Orejas al margen, pues sólo cortó David Mora dos al sexto, y si no fallan con la espada antes el propio Mora, López Chaves y Marc Serrano, hubiéramos hablado de seis trofeos cortados, lo importante fue el espectáculo, la tarde con la plaza hirviendo en los seis toros».

"Nos hace falta, a la Fiesta en general, a las ganaderías, que en ocasiones no están suficientemente valoradas y no hay que olvidar que el toro es el otro gran protagonista del espectáculo, y si se me permite aunque sea algo de inmodestia, a esta divisa, santo y seña de bravura, que, sin embargo, parece que está siendo olvidada por algunas empresas grandes, pues con la temporada ya en marcha, nuestra camada está todavía a la espera de grandes destinos".

"Como sigan saliendo así nuestros toros vamos para arriba, muy para arriba. Y es que todavía, gracias a Dios quedan cosas muy buenas en Cebada Gago", proclamó su mayoral.

Añadimos que el bravo toro sexto de la suelta que fue premiado con la vuelta al ruedo se llamaba "Perseguido", herrado con el número 76 y que el resultado artístico de este festejo, celebrado el pasado domingo en la torista plaza francesa de Saint Martin de Crau, fue: Domingo López Chaves, saludos y palmas; Marc Serrano, saludos tras aviso y silencio tras dos avisos. David Mora, saludos aviso y dos orejas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios