Cumplieron los de Cebada

  • Emilio Silvera corta una oreja después de una interesante faena a su segundo · Agustín de Espartinas corta dos y tres Sánchez Vara, el triunfador del festejo

Ganadería: Corrida de toros de la ganadería de Cebada Gago. Corrida encastada y bien presentada que desarrolló en sentido general una buena dosis de nobleza y juego en todos los tercios. El peor en cuanto a juego, el primero de la tarde, orientado y complicado en la muleta. Destacando en lo positivo los lidiados en segundo y cuarto lugar. MATADORES: Emilio Silvera, saludos en su primero. En el cuarto, oreja; Sánchez Vara, dos orejas en el primero de su lote. En el quinto, oreja; Agustín de Espartinas, saludos tras aviso en su primero. En el sexto, dos orejas. Incidencias. Media entrada de público en tarde calurosa. Sánchez Vara y Agustín de Espartinas salieron a hombros al finalizar el festejo.

Agustín de Espartinas se apuntó al carro del éxito al final de un festejo donde los toros de Cebada Gago propiciaron una tarde de interesantes matices para la lidia. Toros con fondo duro para entregarse a las mulillas, pero que en general resultaron bastante manejables en el ultimo tercio.

Tarde también de banderilleros acertados entre los de plata, particularmente para dos onubenses como Jesús Carvajal desmonterado en los dos toros de su matador y Raúl Corralejo, muy bien después en la brega del cuarto, donde se destocó Juan Antonio Cobo.

A Emilio Silvera le tocó en desgracia el garbanzo negro de un encierro que ya decimos que tuvo nobleza en sus arrancadas.

Se arrancó el de Cebada mejor por el pitón izquierdo aunque sin clase y sin humillar. Paseo de burro por el izquierdo y búsqueda siniestra por el derecho donde casi encuentra carne en un par de ocasiones, sobre todo a la hora de matar donde el bicho estuvo bien orientado y sin dejar pasar. Emilio estuvo cumplidor con el y escuchó los aplausos del respetable saludando desde el tercio.

Mejor suerte tuvo el onubense en el cuarto, un excelente toro con bravura y son en la muleta, que le permitió a Emilio confiarse en su particular toreo arrancando de verdad las palmas del tendido. Se acopló Silvera bien por el lado derecho por donde cantó calidad el toro desplazándose largo y muy templado y donde el torero le ligó los muletazos más vibrantes de su faena.

El pitón izquierdo no tuvo la misma intensidad de bravura aunque Emilio entresacó algún muletazo de trazo serio que sirve para sumarlo al esportón de una faena muy decidida hasta en su consumación como fue la estocada contraria en la que Emilio enfundó todo el acero.

Sánchez Vara ha cumplimentado una hoja de servicio como torero valiente y entregado a la tarea de apurar hasta el final el buen fondo de toros encastados que le cayeron como lote. El madrileño estuvo con oficio y bullidor en el tercio de rehiletes de su primero y mucho más intenso y de verdad ante la brava embestida en banderillas del quinto.

Faena donde el oficio pudo con las exigencias de un toro que por el pitón derecho metió mejor la cara.

Bajó la intensidad de la faena por el izquierdo donde el animal protestó más y echó la cara arriba.

Una estocada desprendida le dejó en sus manos las dos orejas de este toro. Anduvo presto y sin darse a las dudas Sánchez Vara con el quinto un buen toro que galopó con buen son en banderillas pero al que un puyazo demasiado fuerte apagó definitivamente después de la primera serie.

Agustín de Espartinas estuvo serio y honrado frente al tercero de la tarde un animal que se le paró muy pronto y al que el sevillano le aguantó indecisiones y miradas en el último tercio.

En el que cerró plaza, el sevillano creyó a pies juntillas en las posibilidades de un toro que no se dejó torear entregado en el capote , pero que gracias al tesón del torero terminó por romper por el pitón izquierdo . Toro bobalicón en sus primeras arrancadas que terminó por venirse arriba más por casta que por bravura pero que propició los momentos más interesantes de la labor del diestro de Espartinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios