Dámaso González: "Mi padre se salvó de milagro y se recupera muy bien"

  • El maestro albacetense será dado de alta la próxima semana

El matador de toros Dámaso González explicaba ayer que su padre, el maestro albacetense retirado, del mismo nombre, "abandonará la próxima semana el hospital". Dámaso sufrió un percance grave el pasado sábado, cuando encerraba una res en una corraleta en su finca y cayó desde una altura de tres metros y medio, fracturándose cuatro costillas y quedando inconsciente.

Según Dámaso (hijo), "se salvó de milagro y se recupera muy bien. Se encuentra junto a mí -en una habitación del Hospital Universitario de Albacete- y está animado. Le acaban de quitar el tubo del drenaje del neumotórax. El problema son los dolores por la fractura de las cuatro costillas, por lo que está a base de calmantes". Según el joven torero, "los médicos dicen que evoluciona todo muy bien, por lo que creen que en tres o cuatro días podría volver a casa". En cuanto al fuerte golpe en la cabeza -le dieron una quincena de puntos de sutura-, "no tiene graves secuelas. Fue milagroso que el toro que había dentro del corral no hiciera por él. También la suerte de que mi madre, al ver que tardaba mucho se acercó y jugándose la vida lo sacó pronto, sin que el toro les hiriera".

Dámaso González (hijo), que debutó en la Maestranza como novillero, tomó la alternativa en 2010 en Albacete. Desde entonces no ha toreado. El torero afirma: "Ahora estoy dedicado a la ganadería, pero no he abandonado y sigo entrenando y esperando una oportunidad. Como matador estoy inédito en todas las plazas".

Dámaso González, que cuenta 63 años, es actualmente ganadero de lidia. Tras una carrera en la que triunfó habitualmente ante corridas durísimas en los años 70, lideró el escalafón en 1980.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios