Digna actuación en Madrid de Encabo, que da una vuelta al ruedo con valor de trofeo

GANADERÍA: Toros de Conde de la Maza, bien presentados y de poco juego. TOREROS: Luis Miguel Encabo, vuelta tras petición y silencio. Alejandro Amaya, silencio y silencio. Javier Solís,,que confirmaba, ovación y silencio tras aviso. Incidencias: Plaza de Las Ventas. Un cuarto de entrada. El picador José Antonio Fernández sufrió fractura de la muñeca izquierda.

El diestro Luis Miguel Encabo llevó a cabo lo mejor de la tarde de en Las Ventas gracias a una actuación más que digna que le valió una vuelta al ruedo en su primer toro pero con sabor a triunfo mayor por la altura que tuvo la faena.

Buena o, mejor dicho, muy buena actuación de Luis Miguel Encabo en Las Ventas. Ésa fue la mejor y única noticia reseñable de la tarde. El ya veterano matador de toros madrileño ha evocado tiempos pasados en esta plaza sobre todo con una faena plena de oficio, inteligencia y mucha verdad a su primero. Dejó algún apunte suelto Encabo con el capote, y también cumplió un buen tercio de banderillas. Pero lo mejor llegó con la muleta. Acertó de pleno Encabo con loterrenos y las distancias, lo que provocó que el toro pareciera mejor de lo que realmente fue. Muletazos limpios y ligados, muy reunidos. Faena además muy medida y compacta. El cuarto, toro con casi seis años, fue muy complicado. Encabo tan sólo pudo justificarse.

El confirmante Solís estuvo animoso en el toro de ceremonia, que no acompañó mucho al pacense. En el que cerró plaza, nada de nada. Otro toro a punto de cumplir los seis años, que llevó también tres veces, y con el que Solís llevó a cabo faena anodina.

Del mexicano Amaya, prácticamente nada reseñable. A sus manos fue a parar el lote más deslucido en conjunto de la tarde. En sendas labores, no se dio mucha coba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios