Encierro peligroso de Victoriano del Río que se salda sin ningún herido por asta de toro

  • Uno de los toros estuvo a punto de darse la vuelta durante el recorrido, en el tramo de Mercaderes

Un peligroso encierro con toros de la ganadería de Victoriano del Río y sin heridos por asta centró la cuarta jornada de las fiestas de San Fermín.

La carrera de toros comenzó una mañana más puntual a las ocho desde los corrales de Santo Domingo, y a los pocos metros un astado negro y otro castaño se pusieron en cabeza de la manada a un fuerte ritmo, obligando a los mozos corredores a apartarse de las astas con celeridad.

Rápidamente, el toro negro se fue distanciando del resto de sus hermanos por la alta velocidad que estaba imprimiendo a la carrera y en la entrada a la plaza del Ayuntamiento tiró a un mozo con el pitón.

En el tramo de Mercaderes protagonizó uno de los momentos de más peligro de la carrera, puesto que embistió a un grupo de mozos que estaba a su izquierda y posteriormente se dio la vuelta mirando a los corredores que quedaban a la derecha del vallado.

Sin embargo, la llegada de sus hermanos le recondujo la manada hacia la calle de la Estafeta, donde poco después de salir de la curva se llevó por delante a un mozo que corría por la parte izquierda de este famoso tramo.

La manada comenzaba agrupada a cubrir Estafeta, pero pronto otro toro negro se adelantó al resto de sus hermanos y fue en solitario por toda la calle, permitiendo que algunos mozos se lucieran con bonitas y largas carreras delante de las astas.

En el balance de heridos, cinco corredores fueron trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra tras la carrera por sufrir diversos traumatismos. Ninguno resultó herido por asta de toro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios