Fernández Ramos sale a hombros y gana el certamen de El Puerto

  • El mayoral de la ganadería de Osborne acompaña al alumno de la escuela 'La Gallosina' por la puerta grande

Terminó en la tarde de ayer el ciclo de novilladas de promoción de abono en la plaza de toros de El Puerto, un certamen novilleril por el que han pasado alumnos de muchas escuelas, la mayoría de ellas de la provincia, y en el que en conjunto no se han apreciado grandes y rotundos triunfos aunque la excepción ha sido el festejo final, con salida a hombros por la puerta grande de Fernández Ramos.

Ha sido un ciclo más bien medianito aunque ha tenido respuesta del público, por ejemplo en la tarde ayer en la Plaza Real se podía contabilizar un aforo en torno a las dos mil personas, lo que es mucho dada la naturaleza de escaso relumbrón de estos festejos de promoción y máxime en un festejo que empieza a las siete de la tarde en un día de mucho calor.

No se lidió el encierro completo de Osborne que hubo de ser remendado, por fortuna para bien, por dos erales de la ganadería de Cebada Gago. Los titulares estuvieron justitos de presencia, aunque fueron bravos y nobles ofreciendo buen juego recibiendo el quinto de la suelta los honores de la vuelta al ruedo en el arrastre por expreso deseo del presidente, ya que no hubo petición. De mejor lámina los de Cebada Gago, lidiados con cuarto y sexto, si uno fue bueno, el que cerró plaza fue extraordinario.

Destacaron en banderillas Heredia, Marcos Cruz y sobre todo Carambito, que tuvo que corresponder a la ovación del público desmonterándose tras parear al quinto, novillo que hirió en la ceja de carácter leve a El Vidi.

Antonio David, de Écija, muy preparado mató a su primero sin puntilla y dio la vuelta al ruedo al denegar el presidente la petición, por lo que se llevó la subsiguiente bronca. En su segundo el ecijano saludó tras una estocada delanterita y dos descabellos.

Fernández Ramos se ha hecho merecedor del premio de este certamen "El Puerto busca a un torero" en virtud del fallo del jurado designado por la empresa al efecto. Tras un pinchazo y una estocada mató a su primero, denegando también el usía la petición, por lo que hubo vuelta al ruedo para el torero y protestas hacia el palco. A su segundo le cortó las dos orejas en la que ha sido calificada como la mejor faena del ciclo.

Manuel Peña de Benalup, en su segunda actuación en este certamen, no ha tenido fortuna siendo silenciado tras un aviso en cada uno de los erales de su lote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios