Toros

Galán, el triunfador de la tarde

  • El rejoneador madrileño corta un total de tres orejas y sale a hombros, mientras que Joao Moura y Francisco Palha cortan una oreja cada uno a una descastada corrida de Carmen y Araceli Pérez

Comentarios 4

Ganadería: Corrida de toros de las ganadería de Carmen y Araceli Pérez. Escasos de carnes, cinqueños, al menos cuatro de ellos, mansos y descastados. Un encierro muy parejo en su poco juego, fundamentalmente después de los rejones de castigo, acabando rajados y aquerenciados en terrenos de dentro. Destacó en lo positivo los jugados en cuarto y quinto lugar. REJONEADORES: Sergio Galán, oreja en su primero. En el cuarto, dos orejas; Joao Moura, silencio en el primero de su lote. En el quinto, oreja; Francisco Palha, saludos en su primero. En el sexto, oreja. Incidencias. Un tercio de entrada en tarde de agradable temperatura. Sergio Galán salió a hombros al finalizar el festejo.

No prestó colaboración a los rejoneadores anunciados en el primer cartel del Valverde del Camino el encierro anunciado con procedencia Núñez y propiedad de Carmen y Araceli Pérez.

Poco fondo de casta tuvieron todos ellos para seguir a los caballos. El fuelle se acababa después del primer rejón de castigo y a partir de ahí, trabajo para los peones para sacarlos de esos terrenos de tablas donde es imposible meter un caballo de rejoneo.

Abría cartel Sergio Galán, quien cumplimentó un discreto primer tercio con los rejones. Mejoró el madrileño su sitio en la faena con las banderillas a una mano hasta alcanzar su mejor momento con el adorno de las cortas, donde por colocación de los palos debe ser de lo más destacado.

Un bajonazo, precedido de un pinchazo a la hora de matar, le avaló ante la petición pública para cortar una oreja.

Ese trofeo unido a los dos que logró cortar al cuarto de la tarde le convirtieron en el triunfador de la corrida.

Faena ésta en el cuarto, de menos a más donde hubo de acallar primero las protestas del público ante la herida que presentó de salida el animal. Galán, que había estado sobrio en su rejoneo durante toda la tarde adquirió más compromiso y, pisando un terreno más comprometido, logró encelar con éxito a uno de los ejemplares que más se dejaron lidiar, y tirando de oficio y buena cuadra logró aguantar y templar por dentro en tres pares de buena factura. Las cortas precedieron a un certero rejón de muerte que llevó a sus manos otras dos orejas.

A Joao Moura le dejaron en silencio su desaciertos con los rejones de muerte, con los que terminó descordando al animal.

El lusitano no había encontrado la manera de lucir ni de comprometerse frente a este primero de su lote. Un animal que echó arriba la cara con brusquedad en cada uno de los encuentros con el rejoneador. Tampoco anduvo Moura buscando demasiados compromisos y junto al ya referido lance del descorde aquello se llenó de silencio.

Sí los intentó frente al quinto, otro toro que costó Dios y ayuda sacarlo de querencias, y con el que el portugués se empleó con bastante más afán. Sería por aquello de no irse de vacío que Moura lo llevó a cabo por todos los medios. Ahora balanceo de caballo para preparar la suerte, ahora acierto a la hora de clavar arriba los pares a una mano en una labor llena de quiebros y salidas de la suerte, pero al fin y al cabo labor refrendada por un certero y trasero rejón que sirvió para premio.

Francisco Palha tiene maneras a pesar de su corta experiencia. Se le ve llegar con un rejoneo muy cercano al compromiso con el tendido en general. No es la exquisitez de los grandes maestros, pero el torero quiere hacer cosas y en ocasiones le salen.

Cuajó un meritorio par a dos manos después de una auténtica lucha por sacarlo de los terrenos de querencia, aunque el rejón de muerte no cayó certero.

En el que cerraba plaza, el toro más cuajado de todos cuantos saltaron al albero, Palha volvió a demostrar no sólo voluntad, sino una labor donde conjugar fallos con banderillas y aciertos con los adornos. Entre medio, una enorme voluntad por cuajarse en buen rejoneador y camino de ello va el joven lusitano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios